Casi un centenar de identificaciones deberán esperar al análisis del ADN

  • Hasta seis familias al completo perdieron la vida en el siniestro, en el que viajaban numerosos niños.

Tras la tragedia de ayer, a las familias todavía les queda el mal trago de reconocer los cuerpos de sus familiares y amigos que viajaban en el avión. El Gobierno espera que en las próximas 48 horas pueda terminarse esta dura labor que realizan con la ayuda de los psicólogos que se han trasladado al recinto ferial de Ifema. 49 cadáveres ya han sido identificados, aunque el mal estado de casi un centenar de cuerpos hace necesarias las pruebas del ADN para identificarlos, lo que retrasará el trabajo, agravando así la penosa espera de los familiares.

Mientras, se han ido conociendo las historias personales de los 153 pasajeros que perdieron la vida en el accidente. Entre el pasaje destaca la cantidad de niños que viajaba, un total de 22, y que muchos de los pasajeros eran familia entre sí, en algunos casos completas.

Numerosos familiares acudieron durante todo el día al pabellón número 6 de Ifema, donde tienen que enfrentarse al duro trago de buscar e identificar a un ser querido. Según el Instituto Anatómico Forense de Madrid, ya se ha identificado a 49 cadáveres mediante las huellas dactilares. Debido al mal estado en el que se encuentran los cuerpos, sólo se ha podido tomar huellas a 61 de las víctimas, al resto se les ha tomado ADN para hacer un cotejo genético. Este proceso podría prolongarse durante días, aunque el Gobierno espera que todo se haya terminado en las próximas 48 horas.

Los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía visitaron el recinto ferial, donde expresaron sus condolencias a los familiares de las víctimas. Durante su estancia en el pabellón 6, los monarcas trasladaron su pésame a las familias y conversaron brevemente con algunos de ellos. Don Juan Carlos y Doña Sofía estuvieron acompañados por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez; y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. Posteriormente, Don Juan Carlos se reunió con el presidente y la vicepresidenta del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y María Teresa Fernández de la Vega, quien anunció que el Ejecutivo ha decidido decretar tres días de luto por esta tragedia a partir de este viernes.

En cuanto al pasaje, hasta seis familias han visto cómo más de uno de sus miembros fallecían entre las llamas del vuelo JK5022. De Almagro (Ciudad Real) eran José Alcázar, de 47 años, y su mujer María Victoria Asensio, de 45, que viajaban a Canarias con sus dos hijas de 19 y 11 años, según explicó el alcalde de la localidad, que acudió al Ifema a acompañar a sus familiares. También de Ciudad Real era la familia Prados Ceprián, que viajaba con sus hijos de 19 y 16 años. Entre los 153 muertos también se encuentra un matrimonio malagueño que viajaba con sus tres hijos de entre 12 y 4 años, que fallecían también ayer. Crespones negros decoraban las fachadas de Málaga hoy en su recuerdo.

Una de las historias más impactantes es la protagonizada por una joven pareja de Calzada de Coto (León), de 23 y 20 años que, junto al hermano de él, de 20 años, viajaban con su bebé a la isla canaria, donde iba a ser bautizado el pequeño, ya que allí vivían sus abuelos. También impresiona la muerte de una mujer de Villada (Palencia) cuya localidad tenía hoy previsto un homenaje a las víctimas de un accidente ferroviario ocurrido hace dos años. A ese recuerdo se unía hoy el homenaje a esta vecina fallecida.

A visitar a su hijo, que era auxiliar de vuelo en Las Palmas, iba un matrimonio palentino, según confirmó el Consistorio, al igual que Antoaneta Stanimirova, de nacionalidad búlgara, cuyo hijo, un cadete del Real Madrid, fue fichado hace un mes para jugar en la Unión Deportiva Las Palmas. Entre las víctimas también se encuentra una joven de 22 años vecina de Alameda de la Sagra (Toledo), así como otros dos jóvenes de San Fernando de Henares (Madrid). Además, en el siniestro falleció José Joaquín Pérez de Óbanos, presidente de la Confederación de Cooperativas Agrarias de España, una persona comprometida con los intereses de los agricultores, según sus compañeros.

Por su parte, Gemma Contreras, de 37 años y su hija de 7, Laia Esteban, comenzaban ayer sus vacaciones a las islas, adonde viajaban desde la localidad de La Salceda (Segovia). También estaba de vacaciones un matrimonio palentino, Mariano García y Esperanza Borge, cuyos familiares viajaban hoy hasta la capital, acompañados por asistencia psicológica facilitada por la Junta de Castilla y León, y un mallorquín residente en el término municipal de Marratxi. La localidad ha decretado dos días de luto en su memoria.

No ha sido la única víctima balear, ya que dos miembros de la tripulación eran vecinos de Palma de Mallorca. Entre ellos el piloto, el comandante Antonio García Luna, de 38 años, que aunque era natural de Madrid, residía en la capital mallorquina, al igual que el auxiliar de vuelo del avión Francisco Javier Mulet, de 32 años. Entre el personal del vuelo se encontraba también un joven onubense, Gabriel Guerrero Durán, de 32 años, así como una vecina de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), Raquel Pérez Sánchez, de 25 años.

Pero si hay una comunidad que se ha visto afectada por esta tragedia es Canarias, ya que la la mitad de sus ocupantes eran del archipiélago, que regresaban a casa tras el verano. Entre ellos hay jóvenes y adultos. Varios políticos de la localidad de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) viajaban en el avión siniestrado, entre ellos Faina Noe, miembros de la Ejecutiva local y de la Juventudes Socialistas, así como un concejal perteneciente a la agrupación nacionalista Nueva Canarias.

También eran canarios dos jóvenesn Marcos Hernández, natural de Vecindarion y su novia María Jesús Pérez, de Telde, que regresaban de Miami. Otra joven pareja, que residía en Madrid, viajaba a visitar a la familia del chico, canario, para pasar los últimos días del verano. Ambos fallecieron, al igual que el cabo primero de la Guardia Civil destinado en Arucas, Ángel José Mendoza Marcial y su mujer María Esther Reitz Saavedra, jefe del Equipo de Atestados del Destacamento de Tráfico de la Benemérita de Medina de Pomar (Burgos), ciudad que ha decretado tres días de luto.

No sólo se han registrado víctimas españolas en esta tragedia, ya que los identificados hasta ahora pertenecen a 11 nacionalidades distintas. Roma, París y Berlín ya han confirmado que había pasajeros de sus países. En concreto, en el pasaje viajaba un italiano identificado como Domenico Riso, de 41 años, tres franceses y cinco alemanes (cuatro de ellos miembros de una misma familia). Además, hoy se conocía la muerte de un ciudadano mauritano que trabajaba entre su país y Las Palmas. También se habla de una mujer sueca, un brasileño, un turco, un gambiano y un indonesio.

En homenaje a estas víctimas, numerosas autoridades locales, regionales y nacionales se concentraron hoy en la plaza de Cibeles de Madrid para guardar cinco minutos de silencio. Junto a ellos más de 250 madrileños que también quisieron mostrar su dolor ante este suceso. Durante el acto uno de los manifestantes, Martín Sagreras, exigió un "funeral de Estado laico" para las víctimas ya que, a su juicio, "España no es la de Franco ni la del islamismo", sino un "Estado democrático y aconfesional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios