El abogado del carcelero de Amstetten recibe amenazas por teléfono y correo electrónico

  • Hoy está previsto que Josef Fritzl declare ante la Fiscalía, mientras la Policía recopila más pruebas

El defensor del austriaco Josef Fritzl, acusado de secuestro y violación, recibe desde que se hizo cargo del caso la semana pasada numerosas llamadas y correos electrónicosamenazantes procedentes de todo el mundo. "Es increíble, yo no pido comprensión para mi defendido", declaró ayer el jurista, Rudolf Mayer. Las amenazas llegan sobre todo de Reino Unido y Holanda y "de todas las capas educativas".

Fritzl, de 73 años y que encerró a su hija Elisabeth 24 años en un sótano donde la violó repetidamente, está en prisión preventiva en Saint Polten, capital de Baja Austria, desde hace una semana. Hoy será interrogado por primera vez por una fiscal, pero se cree que se negará a declarar.

En caso de ser declarado culpable podría ir a la cárcel entre diez años hasta de por vida. Dos tercios de los austríacos se manifestaron en encuestas recientes a favor de endurecer las penas para delitos sexuales.

Aún no es seguro que la Policía vaya a volver a interrogar a Fritzl, según el portavoz de la fiscalía, Gerald Sedlacek, quien dijo que, en el caso de las víctimas, se pospondrá "para el futuro" su declaración. La hija de Fritzl, Elisabeth, de 42 años, continúa bajo tratamiento psiquiátrico junto con sus cinco hijos en una clínica de Amstetten. La Policía de la ciudad aún sigue extrayendo pruebas y huellas de ADN en el sótano donde Fritzl mantuvo encerrada a Elisabeth y a tres de sus seis hijos, pero se estima que los trabajos terminarán esta semana. La Policía cree que el hoy electricista jubilado trató de construirse "una segunda familia" con sus prisioneros bajo tierra, aunque los motivos para ello son un misterio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios