Un buen suelo para los espárragos

  • Los análisis edafológicos de la sonda 'Phoenix' en Marte revelan que la composición mineral es apta para la vida · La alcalinidad es similar a la que puede haber en los valles de la Antártida

"Estamos asombrados por los datos que hemos recibido. Es el tipo de suelo que uno podría encontrar en el patio de casa, muy alcalino. Se podrían plantar espárragos en él", afirmó Sam Kounaves, uno de los científicos encargados de la misión. Las muestras de suelo marciano analizadas por la sonda Phoenix contienen ingredientes para desarrollar alguna forma de vida, según dijeron ayer los científicos.

Esas muestras analizadas por Phoenix, que también confirmó la presencia de hielo en el suelo marciano, son mucho más alcalinas de lo que se creía, señalaron los científicos en una conferencia de prensa telefónica desde Tucson, Arizona.

"Hemos encontrado básicamente lo que parecen ser los requisitos, los nutrientes, para apoyar vida, pasada o presente" en Marte, manifestó Sam Kounaves. "No hay nada en él que pudiera excluir la posibilidad de vida. Más bien, parece ser muy amistoso", agregó el científico durante la rueda de prensa.

El análisis de las muestras realizado por el laboratorio químico de la nave también determinó la presencia de magnesio, sodio, potasio y otros elementos, agregaron.

No obstante, Kounaves advirtió que se necesitarán análisis de otras muestras para determinar exactamente si existen todos los elementos necesarios.

"Éste es el primer análisis químico húmedo jamás hecho en Marte o en cualquier otro planeta que no sea la Tierra", manifestó Kounaves, de la Universidad de Tufts.

"Hay todavía muchos interrogantes sin respuesta acerca de la verdadera composición del suelo marciano", indicó David Paige, científico de la Universidad de California. "Lo sorprendente de Marte es que no es un mundo extraño, que en muchos aspectos como la mineralogía, es muy similar a la Tierra", explicó Paige.

Su composición mineral parece muy compatible con la vida, porque no se han encontrado elementos tóxicos. Además, la alcalinidad del suelo es similar a la que puede encontrarse en altos valles secos del interior de la Antártida.

Pero, aparte de la existencia de agua, la nave hasta ahora no ha constatado la presencia de carbono, el otro elemento crucial para el desarrollo de algún tipo de vida como la conocemos en la Tierra.

La Phoenix realizó el jueves su primer experimento de química húmeda sobre el suelo marciano, devolviendo una enorme cantidad de datos que para los científicos ha sido como un premio de lotería.

"Estamos bañados de datos químicos", dijo Michael Hecht, científico del Jet Propulsion Laboratory de la NASA.

Por otra parte, también han comenzado a analizarse los gases expulsados a varios rangos de temperaturas para identificar los compuestos químicos del suelo y del hielo. El análisis es muy complicado y es un proceso de varias semanas de duración, según contaron los expertos.

Pero los "datos científicos que están viniendo de la nave están siendo espectaculares", declaró William Boynton, experto de la Universidad de Arizona. "En este momento podemos decir que el suelo ha interactuado claramente con el agua en el pasado. Aún no sabemos si la interacción ha ocurrido en esta zona en particular de la región polar norte o si ha pasado en cualquier otro lugar y ha sido traído hasta aquí como polvo", dijo.

La nave de la NASA descendió en las cercanías del polo norte marciano el pasado 25 de mayo después de un viaje de 10 meses hacia el planeta. El objetivo principal de su misión es establecer si en su pasado remoto el planeta albergó, además de agua, elementos orgánicos que pudieron dar origen a un tipo de vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios