Al menos 23 ancianos mueren en el incendio de un asilo en la república rusa de Komi

  • El presidente de Rusia encarga aclarar las causas a la Fiscalía y al Ministerio de Emergencias

Al menos 23 personas murieron ayer en el incendio declarado en un asilo de ancianos en la república de Komi, en el norte de Rusia, según informó un portavoz del comité de investigación de la Fiscalía rusa. "Según datos preliminares, murieron al menos 23 personas", dijo Vladímir Markin, portavoz del comité a la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Fuentes independientes citadas por las agencias rusas cifraron en unas 60 las personas que se encontraban en la residencia de la tercera edad en el momento en el que se declaró el incendio.

Previamente, el Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia había informado de que tres personas habían sido ya evacuadas, pero que se desconocía el destino de otras 23.

"Los bomberos fueron alertados tarde y cuando llegaron el fuego ya se había propagado por una gran parte del edificio", dijo una fuente ministerial a la agencia oficial Itar-Tass.

Al cierre de esta edición, los equipos de bomberos aún intentaban sofocar el incendio y evitar que se propagase a los edificios colindantes.

En dos incendios similares ocurridos en 2007, un total de 93 ancianos murieron en residencias de la tercera edad de la regiones de Krasnodar y Tula.

Miles de personas mueren en Rusia cada año en incendios causados, en su mayoría, por fallos eléctricos, a lo que suma el gran número de construcciones de madera que existen este país.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, encargó ayer a la Fiscalía General y al Ministerio de Situaciones de Emergencia que investiguen "concienzudamente" las causas del incendio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios