El acusado de dos agresiones sexuales a una niña de 10 años confiesa y pide perdón

  • Andrés Julián L. H., de 34 años, admite haber agredido a la pequeña, a la que dejó embarazada.

El acusado de dos agresiones sexuales a una niña de 10 años, que resultó embarazada y tuvo un bebé, Andrés Julián L.H., de 34 años, admitió en el juicio celebrado hoy ambos delitos, uno consumado y el otro en grado de tentativa, y pidió perdón, antes de volver a la prisión.

El juicio comenzó esta mañana, casi dos horas después de la hora prevista, y momentos antes la abogada del acusado explicó que, aunque desde que ocurrieron los hechos, en el verano de 2005, sólo había admitido la agresión sexual consumada, "ahora admitió ser autor de otra agresión sexual en grado de tentativa", precisó.

Este reconocimiento se plasmó minutos después en el juicio, ya que el imputado contestó "sí" a las preguntas planteadas por la fiscal para saber si fue autor de un intento de agresión sexual antes de la agresión consumada, la cual dejó embarazada a su víctima, una niña de diez años que fue madre con once.

La fiscal pedía al principio 15 años de prisión por la agresión sexual consumada y otros diez por el intento anterior pero, tras admitir el acusado ambos hechos, el Ministerio Público modificó sus conclusiones y pidió 13 años y medio por la agresión consumada y otros 4 por la tentativa, además de 250 euros de pensión alimenticia para el bebé y 200.000 euros de indemnización por daños físicos y morales a la víctima.

Tras la declaración del imputado, las partes acordaron renunciar a todos los testigos convocados, excepto Laura Montenegro, madre de la víctima, que explicó que su hija estaba a cargo de la compañera del acusado mientras ella "trabajaba fuera de Ourense de martes a domingo".

Señaló que ella buscó una familia-canguro de su misma nacionalidad, colombiana, para dejar a su hija durante la semana, de forma que el acusado y su compañera atendiesen sus necesidades igual que hacían con sus propias hijas.

"Deposité toda mi confianza en ellos, aunque la persona que estaba directamente a cargo de mi niña era Lucelly", compañera de Andrés Julián.

Aludió a los cambios registrados en su hija desde que fue víctima de las agresiones y dijo que rehúye relacionarse con otros niños en el colegio y que ya no se pone en bañador cuando va a la piscina "como si tuviese vergüenza", además de que se ha hecho más callada, agregó.

La acusación particular, ejercida por la madre de la víctima, expuso conclusiones análogas a las de la fiscal, también en la petición de que se le quite la patria potestad al acusado sobre el bebé nacido a raíz de la agresión, y que no figure en el registro civil como progenitor del bebé.

La abogada de la defensa pidió la pena correspondiente a un delito de agresión sexual en grado de tentativa, que, según dijo después, es de 15 años de prisión, aunque explicó el acuerdo alcanzado con las otras partes por el que se redujo la pena inicial pedida por las acusaciones, de 25 años en total, a cambio de que el reo reconociese su autoría.

El acusado intervino en los últimos minutos del juicio, con autorización del juez, y pidió perdón, tras lo cual fue esposado de nuevo por agentes de la Guardia Civil y trasladado a prisión, donde está ingresado desde 2005.

La madre de la víctima inició hace varias semanas una campaña de recogida de firmas para que los condenados por pederastia cumplan cadena perpetua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios