Juicio Peregrina

El acusado de matar a la peregrina en León se acoge al derecho a no declarar

  • Las acusaciones dicen que las pruebas contra Miguel Ángel Muñoz son concluyentes. 

  • La defensa de alega que su cliente se inventó la reconstrucción de los hechos y pide una eximente de alteración psíquica y de la percepción de la realidad.

Miguel Ángel Muñoz Blas, el acusado de asesinar a la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem el 5 de abril de 2015, se ha acogido este martes a su derecho a no declarar en el juicio que se sigue en la Audiencia de León, aunque su letrado anunció este lunes que contestaría a las preguntas de todas las partes.

La declaración de Muñoz Blas, de 41 años, debería haber abierto el juicio tras la constitución este lunes del jurado, pero un cambio de estrategia a última hora ha impedido a la sala escuchar la versión del acusado.

Pese a la negativa del acusado a declarar, los representantes de la fiscalía y de la acusación particular han leído las numerosas preguntas que tenían previsto formular al acusado.

El letrado de la defensa, Vicente Prieto, ha recalcado dirigiéndose a los miembros del jurado que el hecho de que se niegue a declarar no implica que esté reconociendo los hechos.

Pruebas concluyentes contra Muñoz Blas

Las acusaciones pública y particular han afirmado que las pruebas contra Muñoz Blas son concluyentes y apuntan "sin ningún género de dudas" a que es el único responsable del asesinato de Pikka Thiem, así lo han expuesto las acusaciones en la apertura del juicio. 

Fiscalía y acusación particular, que piden 25 y 24 años de condena, respectivamente, para el acusado, han afirmado que no hay ninguna duda razonable de la culpabilidad de Muñoz Blas y han destacado que son numerosas e incontestables las pruebas que le incriminan.

La fiscal ha recordado que, tras su detención, el acusado reconoció los hechos e incluso colaboró en la reconstrucción del crimen y explicó detalladamente como había matado a la peregrina.

El letrado que representa a la familia de la víctima ha añadido que aunque tras ser detenido en Asturias negó inicialmente haber matado a Denise, horas después "le venció el arrepentimiento y confesó el crimen de forma espontánea y aportó un sinfín de detalles sobre el asesinato que había cometido".

Ha recordado que el acusado explicó que cortó las manos a la peregrina con una sierra, como luego corroboraron los forenses.

"Eso es algo que sólo podía saberlo quien lo hizo", ha recalcado el letrado de la acusación particular, que también ha recordado que admitió que le cortó las manos para borrar pruebas en su contra porque se produjo un forcejeo con la víctima.

También ha subrayado que "solamente quien la mató podía saber donde estaban enterrados sus restos".

Ha recordado además que "circula por las redes" un vídeo "estremecedor" de la reconstrucción del crimen en el que se escucha con total nitidez y claridad al acusado confesando que mató a Denise y explicando con detalle cómo lo hizo.

Inocencia reiterada

La defensa ha reiterado la inocencia de su patrocinado y ha reclamado su libre absolución.

En el caso de que fuera desestimada esta petición, pide la aplicación de la circunstancia eximente de alteración psíquica y de la percepción de la realidad en función de que vivió una infancia en un entorno difícil y desestructurado tras fallecer su madre cuando era pequeño.

El letrado de la defensa ha argumentado que lo que las acusaciones presentan como pruebas incontestables son simples "indicios".

"Se han disfrazado las elucubraciones como pruebas", ha recalcado el letrado, que ha explicado que cambió su declaración por la "presión" a la que se vio sometido tras su detención.

En cuanto a la reconstrucción del crimen, ha afirmado que su cliente "se la inventó" porque "anímica y emocionalmente estaba hundido".

"Necesitaba salir de ese entorno y se lo inventó todo sobre la base de algunas de las cosas que había escuchado a la Policía", ha indicado.

Sobre que condujera a la Policía hasta los restos de la peregrina, ha señalado que la explicación es clara y se limita a que suponía que estaba donde fue hallado por el olor.

Muñoz Blas fue detenido el 14 de septiembre de 2015 en Grandas de Salime (Asturias) y, tras negar inicialmente los hechos, horas después condujo a la Policía hasta un paraje situado entre las localidades leonesas de Santa Catalina de Somoza y San Martín de Agostedo, donde señaló el lugar en el que había enterrado el cadáver de la peregrina.

El arrestado, definido por vecinos suyos como una persona huraña, era el principal sospechoso desde la desaparición de la peregrina estadounidense, de 41 años, ocurrida el 5 de abril de 2015, cuando hacía el Camino de Santiago. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios