Valencia impartirá Educación para la Ciudadanía en inglés o a través de un trabajo

  • El conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, dice que a los objetores les será "muy complicado plantear un rechazo", ya que el tema del trabajo será elegido por ellos y supervisado por su familia.

Los alumnos valencianos que cursen Educación para la Ciudadanía (EpC) lo harán en inglés o, como opción B, harán un trabajo con un "enfoque transversal", elegido "con el consentimiento de la familia" y que permita acceder a los contenidos de la materia.

Así se recoge en la Orden de la Generalitat para el desarrollo de la asignatura de Educación para la Ciudadanía a partir del próximo curso en segundo de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), presentada hoy por el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora.

El conseller ha explicado en una rueda de prensa que la opción B se ofertará a los alumnos que objeten a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y que la misma garantiza a las familias "un control total sobre el proceso formativo" en esta materia.

Según la Orden, la citada asignatura se organizará en segundo curso de la educación secundaria obligatoria de dos formas diferentes: la "opción A" y la "opción B".

La primera de ellas consistirá en el desarrollo del currículo de la materia por parte de profesores que deberán acreditar un nivel "intermedio" de inglés.

La segunda, en la que el profesor deberá estar apoyado por un docente del departamento de inglés de cada centro, consistirá en la realización de un trabajo con un "enfoque transversal" y una periodicidad trimestral.

La Conselleria garantizará que los alumnos que elijan esta opción dispongan de un texto, elegido "con el consentimiento de la familia o de quien ejerza la patria potestad", que permita acceder a los contenidos de la materia.

Por tanto, corresponderá a cada alumno la elección de cada uno de los temas del trabajo, según dispone la orden de regulación.

"Los que no elijan la A deberán cursar la B", opción que también "cursará el alumnado que pudiera plantear objeción de conciencia", según Font de Mora.

No obstante, el conseller ha aclarado que la opción B no será obligatoria para los objetores, aunque ha considerado "complicado plantear un rechazo" a la opción B "si lo que se pretende defender es la autonomía familiar en la formación de las personas, porque aquí tienen un control total sobre el proceso formativo en esta materia".

Según ha informado el conseller, actualmente hay unos 3.500 alumnos en la Comunitat Valenciana que se han registrado como objetores de conciencia a esta materia.

La secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, ha asegurado que se informará de esta posibilidad a los padres de los 3.500 alumnos objetores, y confía en que éstos se acojan finalmente a la opción B, ya que es "muy respetuosa con las familias".

Font de Mora espera por ello que "sea una minoría" el porcentaje de alumnado que objete a esta asignatura, que según ha explicado Gómez, no podrá ser evaluado.

No obstante, "si se planteara algún caso", la Conselleria procurará que el alumno reciba la "atención debida" y no quede "fuera del control del centro" cuando se esté impartiendo esta materia, ha asegurado.

La Generalitat ha previsto que será necesario "un máximo" de 124 profesores para esta asignatura y, según Font de Mora, actualmente hay 63 inscritos en la bolsas de Filosofía y de Geografía e Historia que han acreditado titulación en inglés para poder impartirla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios