La UE fija para 2020 el objetivo de llegar al 50% en reciclaje doméstico

  • La nueva directiva de residuos aprobada ayer obliga a los estados miembros a haber logrado en ese año, además, la reutilización del 70% de los desechos no peligrosos de construcciones y demoliciones

El Parlamento Europeo aprobó ayer la nueva directiva comunitaria sobre residuos, que introduce objetivos vinculantes para el reciclaje y la reutilización de ciertos materiales en 2020 en los estados miembros de la Unión.

Los eurodiputados votaron a favor del texto pactado entre los representantes de la Eurocámara y los estados miembros y que obligará a los países de la UE a establecer planes nacionales de prevención de residuos y a la Comisión Europea (CE) a estudiar la imposición de objetivos también en este ámbito.

Respecto al reciclaje, los gobiernos tendrán que tomar medidas para garantizar que en 2020 se recicla o reutiliza al menos la mitad del papel, el plástico y el vidrio de los residuos domésticos, así como el 70% de los desechos catalogados como no peligrosos procedentes de la construcción y las demoliciones.

Además, el texto fija que la CE deberá revisar estos objetivos en 2020.

Uno de los principales puntos en la discusión de esta directiva fue durante años el relativo a la incineración de los residuos sólidos, un proceso que para algunos debía equipararse con la eliminación de los deshechos, mientras que otros defendían el estatus de valorización, un término más amplio que el reciclado y que incluye el aprovechamiento energético de los materiales.

Finalmente, la incineración será considerada valorización a efectos de esta directiva, siempre que se cumplan ciertos niveles de eficiencia energética, por lo que sólo las plantas más avanzadas podrán ser incluidas en este apartado, aunque esta disposición se revisará en el futuro.

Para la ponente del informe en la Eurocámara, Caroline Jackson, esta medida "incentivará a los operadores a cumplir niveles elevados" de eficiencia energética y hará que en el futuro se recuerde que "los residuos son un buen combustible".

La CE y los países miembros han defendido que la incineración debía ser considerada una operación de valorización pues contribuye a cumplir con los objetivos energéticos de la Unión, algo que los eurodiputados habían rechazado en su primera lectura del texto.

Además, la directiva aprobada ayer establece una jerarquía que debe servir de orientación en las políticas concretas de gestión de residuos en el ámbito intracomunitario.

El texto señala que las prioridades deben ser, por este orden, la prevención, la preparación para la reutilización, el reciclaje, los otros tipos de valorización y la eliminación.

Según datos facilitados por la Eurocámara, cada año Europa genera más de 1,8 millones de toneladas de residuos, de las que menos de un tercio son recicladas.

La media supone que cada ciudadano de a pie produce anualmente 3,5 toneladas de residuos, procedentes en gran medida de la actividad comercial, la industria, la agricultura, la construcción y la minería. En el caso de los residuos urbanos, cada europeo generó en 2004 520 kilos de desechos, una cifra que podría crecer hasta los 680 en 2020.

1,8

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios