Soria defiende la tarjeta digital para evitar casos como el de Neira

  • Con este dispositivo los médicos hubieran sabido el tratamiento que estaba recibiendo el profesor agredido

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, aseguró ayer que los médicos hubieran sabido qué tratamiento estaba recibiendo Jesús Neira (uno de anticoagulantes) si hubiera llevado una tarjeta sanitaria electrónica con su historia clínica digital incorporada, lo que hubiera evitado complicaciones.

En declaraciones a la Cadena Ser, el ministro se refirió al caso de Neira, que se encuentra en coma en el hospital Puerta de Hierro de Madrid después de recibir una paliza del agresor de una mujer a la que quiso defender el pasado 2 de agosto en la localidad madrileña de Majadahonda.

"Es un tema social y sanitario. Ver a un ciudadano ejemplar que protege a otra mujer agredida y luego cómo va evolucionando. Es un presunto fallo a la hora de evaluar el riesgo. El profesor Neira estaba tomando un tipo de medicamento por el que era más vulnerable a la hemorragia. Eso ha traído complicaciones", dijo Soria, quien añadió que el Gobierno trabaja en el tema de la historia clínica digital con vistas a la tarjeta sanitaria electrónica de todos los ciudadanos.

"Si el profesor Neira hubiera llevado en su bolsillo su tarjeta sanitaria, una forma de acceder a sus datos clínicos básicos, cualquier profesional hubiera sabido lo que está pasando", señaló Soria. En este caso, se tuvo que tratar a una persona que estaba inconsciente, "sin obviar en ningún momento, la presunta responsabilidad de los Servicios Sanitarios", matizó el ministro. "Hay que trabajar para que no se den estos casos, ni desde el punto de vista ciudadano ni médico, y está es la línea que estamos trabajando", subrayó el ministro en referencia a la tarjeta digital.

El pasado 10 de agosto la familia de Jesús Neira -que permanece ingresado en "situación grave aunque estable", según el parte médico difundido ayer- anunció que "exigirá responsabilidades" por las "posibles negligencias médicas", puesto que en ningún momento fue sometido a pruebas en la cabeza. Según el portavoz de la familia, Jesús Castro, desde que sufrió la agresión hasta el día 6, cuando entró en coma, Neira pasó por tres hospitales "y en ningún centro detectaron la posibilidad de estas consecuencias, ni le hicieron ningún TAC, a pesar de que tenía un golpe tremendo en el cerebro".

Isabel Cepeda, esposa de Neira, considera que se debería haber prestado más atención a los golpes en la cabeza porque, según explicó, su marido recibe un tratamiento con anticoagulantes por problemas del corazón, lo que agrava los riesgos en el cerebro.

Por su parte, la asociación del Defensor del Paciente afirmó ayer que la posible negligencia médica sufrida por el profesor "es uno más" de los casos que "suceden todos los días", y criticó que en otros casos no se llame a declarar como imputados a los médicos y la Administración no sea acusación. Así, los tres médicos que vieron a Neira antes del coma comparecerán como imputados el próximo día 25.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios