Sólo el 1% de los gitanos de Europa del Este y central llegan a cumplir 60 años

  • El foro internacional dedicado a la inclusión romaní confía en la experiencia española

Los gitanos de Europa central y del Este esperan que la experiencia española de integración pueda ayudarles a reducir la seria discriminación que sufren en esta región, donde se calcula que habita cerca de la mitad de los romaníes del mundo. Sólo uno de cada cien romaníes llega a los 60 años de edad, en general viven una media de 49 años y la mortalidad de los recién nacidos es cuatro o cinco veces mayor que en el resto de la población. Estos datos han sido aportados por Ljuan Koka, jefe de la Oficina para la Aplicación de la Estrategia Nacional Romaní en el Ministerio de Derechos Humanos y de Minorías de Serbia, durante la reunión del Foro Década de Inclusión de los Romaníes 2005-2015, celebrado en Belgrado.

El Foro es una iniciativa internacional, a la que se ha sumado España, que busca "reducir las dramáticas diferencias entre los romaníes y las poblaciones mayoritarias en esta región", según explicó Koka. Precisamente, los países participantes estiman que la experiencia de España "puede ser de gran importancia", en opinión de este experto.

Según los datos manejados en el Foro, entre el 6 y el 8% de la población de cada uno de los países del centro de Europa es gitana, lo que representa unos 10 millones de personas, pero se trata de cifras aproximadas, dado que hasta el momento no hay un censo al respecto, pues muchos miembros de esta etnia no tienen siquiera un documento.

La discriminación en el mercado laboral, en los servicios de salud y en la educación se refleja no sólo en una gran pobreza, sino también en una expectativa de vida mucho menor que la de sus compatriotas no gitanos y una alta mortandad infantil. En Serbia, hasta hace dos años, sólo un 4% de niños gitanos cursaba educación preescolar, mientras que ahora representan un 20%, un porcentaje aún muy bajo. Además, hay discriminación a la hora de buscar empleo y, en opinión del responsable ministerial serbio, es "absurdo" que los romaníes con formación universitaria encuentren trabajo con más dificultad que los que no tienen ninguna formación.

Koka recordó que los gitanos que tienen un empleo están mal pagados, no llegan a ocupar cargos directivos y casi no se los encuentra en el sector público, mientras que persiste la discriminación encubierta en las escuelas. No obstante, indicó, "el cambio de conciencia es el mejor resultado que hemos logrado hasta ahora, eso de pensar en ayudar a los romas". Para Koka, la ampliación de la UE ha sido determinante en este sentido.

10

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios