Secuestrados dos cooperantes italianos en Somalia

  • Los italianos fueron secuestrados junto a un somalí por varios desconocidos armados al sur de Mogadiscio

Un grupo de hombres armados secuestó el miércoles a dos cooperantes italianos y otro somalí en la población de Awdhegle, informaron a Efe residentes de esa localidad al sur de la capital de Somalia.

"Los secuestradores usaron 'vehículos técnicos' (camionetas dotadas con ametralladoras), atacaron la residencia hacia las 03.00 hora local (00.00 GMT), desarmaron a los agentes de seguridad y se llevaron a los tres cooperantes", dijo por teléfono a Efe Abukar Hassan Nur.

"No sabemos quiénes son (los secuestradores) ni el motivo, pero los capturados son un experto agrícola de nombre Giuliano, una administrativa que se llama Iolanda y un colega somalí, Abdulrahman Yusuf Arrale", añadió el testigo.

El Ministerio italiano de Asuntos Exteriores confirmó en Roma el secuestro de Iolanda Occhipinti y Giuliano Paganini, que trabajan para la organización "Cooperazione Italiana Nord Sud" (CINS), con proyectos de desarrollo agrícola en la región donde se produjo el suceso.

Fuentes del equipo de seguridad de la ONG dijeron a Efe que los asaltantes se llevaron consigo todos los equipos de la CINS que había en la oficina de Awdhegle.

Los rehenes fueron llevados con destino desconocido, con las manos atadas y los ojos vendados.

La jefa de la Unidad de Crisis del Ministerio italiano de Exteriores, Elisabetta Belloni, precisó que el departamento se había puesto en contacto con los responsables de la ONG, quienes confirmaron los secuestros a través de su personal en Awdhegle.

El máximo responsable de la diplomacia italiana, Franco Frattini, ya ha dado instrucciones "para activar todos los mecanismos institucionales para prestar asistencia a los dos secuestrados, a sabiendas de operar en un territorio donde las dificultades son muy graves", señalaron fuentes del Ministerio.

Occhipinti es administrativa y Paganini, ingeniero agrónomo, y desde hace varios meses participaban en un proyecto de mejoras agrícolas en la zona del Bajo Shabele, financiado por la UE y la cooperación italiana, bajo supervisión de la FAO, según medios locales.

La organización CINS cuenta con financiación de la Unión Europea, de la ONU y de la agencia de cooperación de Estados Unidos, USAID. Fue creada en 1988 y desde entonces ha venido trabajando en el suroeste de Somalia.


Se desconoce qué grupo puede estar detrásde este secuestro. Milicianos islámicos advirtieron hace varios días que pensaban atacar a cooperantes y periodistas de Estados Unidos en represalia por un ataque aéreo de ese país que mató a uno de los fundadores de la organización armada Al Shabab, Adan Hashi Ayrow.

Aún siguen secuestrados un británico y un keniano que trabajaban para la FAO y que fueron secuestrados por desconocidos el pasado 1 de abril cerca de la población de Buale, en el sur del país.

El pasado 28 de enero fueron asesinados dos integrantes de un equipo de la delegación holandesa de Médicos Sin Fronteras (MSF) que trabajaba en Kismayo, un francés y un keniano, así como el conductor somalí del vehículo en el que viajaban.

En diciembre pasado, dos integrantes de un equipo de MSF, una española y una argentina, fueron secuestradas en Puntlandia, en el norte del país, y liberadas días después sin daños.

Desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, Somalia vive sin que un Gobierno central haya logrado imponer su autoridad en el país, a merced de las acciones armadas de milicianos irregulares o de luchas entre los "señores de la guerra".

Estas acciones contra organizaciones internacionales y ONG ponen en riesgo los planes de asistencia a la población de este país. Según datos de la ONU, unos 2,6 millones de Somalíes dependen de la ayuda internacional para poder sobrevivir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios