Puerto Rico espera la llegada de ayuda tras el caos de 'María'

  • El paso del huracán por la isla deja nueve muertes, 15.000 refugiados y ocho municipios incomunicados

Un hombre realiza una llamada desde el tejado de una vivienda ubicada en una calle inundada de Santasucre. Un hombre realiza una llamada desde el tejado de una vivienda ubicada en una calle inundada de Santasucre.

Un hombre realiza una llamada desde el tejado de una vivienda ubicada en una calle inundada de Santasucre. / thais llorca / efe

Puerto Rico espera que la llegada de ayuda con suministros contribuya a mejorar el caos generalizado provocado por el paso por la isla del huracán María, que destrozó infraestructuras y el sistema eléctrico, dejó nueve muertes, cifra todavía provisional, y 15.000 refugiados. "Esto es un desastre mayor", dijo ayer en conferencia de prensa el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roseelló, quien trata de dar ánimo a una población que sufre las consecuencias de un huracán cuya devastación ha hecho que 4 días después de su paso, ocho municipios permanezcan incomunicados.

El jefe del Ejecutivo, que dijo que María provocó "daños sin precedentes", anunció que se enviarán brigadas de ayuda por aire o tierra para lograr la comunicación con los ocho municipios aislados, aunque no precisó de cuáles se trata. "La isla no está en buen estado y hay devastación", subrayó Rosselló con la serenidad que ha marcado su gestión de este desastre histórico.

La situación sigue siendo crítica debido a los grandes problemas para comunicarse por vía telefónica, la ausencia prácticamente total de energía eléctrica y las limitaciones de transporte terrestre debido al mal estado de las carreteras, cortadas por la caída de árboles. Rosselló anunció que para paliar la falta de servicio eléctrico llegarón más generadores que se distribuirán a las áreas de la isla que tienen mayor necesidad de ellos.

"Es momento de ayudar a nuestros compañeros en la isla brindándoles apoyo", señaló el gobernador, tras destacar que el Hospital San Pablo ya cuenta con el soporte necesario para tener electricidad, lo que se espera ocurra también durante la jornada con el Centro Médico, el principal hospital de la isla. Además, ya se coordina la apertura de centros de atención sanitaria que se ubicarán por toda el territorio puertorriqueño.

El Ejecutivo de San Juan ha puesto toda su esperanza en la ayuda prometida desde Washington, que ya fluye por medio de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema, por sus siglas en inglés) que el sábado entregó a las autoridades locales un cargamento con 1 millón de litros de agua, 30 generadores y catres para las personas acogidas en refugios.

La ayuda no sólo llegará desde EEUU, ya que como anunció el gobernador también se espera de España, República Dominicana y Panamá. La Fema adelantó ya más de 2 millones de dólares para primeras ayudas a las zonas más necesitadas de la isla, como el área oeste, que registró los daños más graves.

Rosselló precisó además que el servicio marítimo entre la costa este y las pequeñas islas municipio de Vieques y Culebra está ya operativo. Mientras, hay un aviso de vigilancia para la presa de Toa Vaca, en el sur de la isla, aunque aún no se ha pedido el desalojo en los municipios circundantes de Ponce, Villalba y Juana Díaz. La mayor preocupación llega de la presa de Guajataca, en el oeste, donde desde el viernes hay un aviso de desalojo preventivo ante la posibilidad de ruptura, si bien las autoridades indicaron que se trata de una medida de seguridad.

Mientras tanto, el número de muertos del terremoto del 19 de septiembre pasado en el centro de México subió a 318, de los cuales 180 se contabilizan en la Ciudad de México, la que registra más fallecidos, informó ayer el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente. En una actualización del balance preliminar de muertos por el temblor de magnitud 7,1 en la escala Richter, Puente detalló que hay 73 fallecidos en Morelos, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, 6 en Guerrero y 1 en Oaxaca. La cifra se ha elevado en la Ciudad de México, al pasar de 167 a 180 en las últimas horas, en tanto que en los estados de Morelos, Puebla, México, Guerrero y Oaxaca el número de víctimas se ha mantenido sin cambios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios