Prohibido el acceso de los extranjeros a las zonas más afectadas por el ciclón

  • El régimen militar de Myanmar mantiene su actitud restrictiva mientras llega otra tormenta

El régimen birmano ha prohibido el acceso de cualquier extranjero a las zonas afectadas por el ciclón Nargis al delta del río Irrawaddy, en el sur, donde las trabas gubernamentales ralentizan la entrega de ayuda a casi dos millones de damnificados. "Extranjeros, no; cámaras, no", han sido las órdenes del primer ministro del Consejo de Estado para la Paz y el Desarrollo de Myanmar, el teniente general Thein Sein. Los controles militares y policiales instalados por el régimen en las regiones de Irrawaddy y Rangún, las zonas afectadas, se encargan de cumplir la directriz del Gobierno.

El primer ministro birmano recibió sin embargo ayer a su homólogo tailandés, el ultraderechista Samak Sundaravej, con quien inspeccionó el reparto de las ayudas. Mientras se deniega o demora la entrega de visados a expertos en respuesta a desastres naturales de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia y otros países, la Junta Militar ha invitado a 160 personas de Bangladesh, China, India y Tailandia, las naciones "amigas", para que colaboren en las tareas humanitarias.

Las autoridades han elevado a 34.273 las víctimas mortales y reducido los desaparecidos a 27.836, aunque la ONU calcula los muertos entre 60.000 y 100.000 y los desaparecidos en unos 200.000. La situación se puede ver agravada en los próximos días con la aparición de otro ciclón en la región.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios