Pilotos y técnicos critican la filtración del sumario del avión accidentado

  • Colectivos profesionales anuncian querellas por la revelación de la última conversación de los tripulantes del vuelo de Spanair con destino a Las Palmas que se estrelló en Barajas en agosto de 2008

El Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (Copac) expresó ayer su "profundo malestar" por la difusión que han hecho los medios de la conversación de los pilotos que iban en el avión siniestrado de Spanair, más aún cuando todavía sigue abierto el proceso judicial y no ha concluido la investigación.

En nota de prensa, el Copac anuncia que va a emprender las acciones judiciales oportunas y denunciar este hecho ante las autoridades aeronáuticas tanto europeas como internacionales.

A su juicio, esta nueva filtración a los medios de comunicación sólo sirve para "entorpecer" el desarrollo de la investigación en marcha y "propiciar en la opinión pública posibles conclusiones injustas o erróneas sobre lo que pudo ocurrir".

Para Copac, la filtración demuestra que el juez que instruye el caso "no ha adoptado las medidas oportunas para garantizar la seguridad y confidencialidad" de los datos necesarios antes de concluir la investigación.

Ante esta circunstancia, el Colegio de Pilotos ha solicitado una reunión urgente con el Ministerio de Fomento para que la modificación de la Ley de Seguridad Aérea, que actualmente está pendiente de aprobación en el Congreso de los Diputados, garantice la protección de la información de seguridad operacional. El Copac recuerda que la grabación de las conversaciones de cabina supone una cesión voluntaria del derecho a la intimidad por parte de los pilotos, con la única finalidad de recopilar información de cara a la prevención de accidentes, y a la mejora de la seguridad aérea.

Concluye que cualquier otro uso que se haga de esas conversaciones está totalmente injustificado, tal y como establece la Ley de Seguridad Aérea.

Por su parte, la Asociación de Técnicos de Mantenimiento (Asetma) aseguró que la difusión en los medios de comunicación de las últimas conversaciones de los pilotos del avión de Spanair es una "violación del secreto del sumario y perjudica a la verdad".

El vicesecretario general de Asetma, Antonio Lora, ha cuestionado además, que la filtración se produzca "justo el día en que tienen que prestar declaración los mecánicos" que actuaron antes de que despegar de Barajas el vuelo JK5022.

Casi dos años después del accidente del avión de Spanair que dejó 154 muertos en el aeropuerto de Madrid, el domingo se conocieron en España las últimas palabras de los pilotos del aparato antes de estrellarse. "Vuela el avión. Me cagüen en la mar. Vuélalo (...) Mierda". Fueron las últimas palabras que pronunció el comandante del vuelo JK5022, con destino Las Palmas de Gran Canaria, el 20 de agosto de 2008. Iban dirigidas al copiloto y una tercera persona, aún no identificada, y quedaron registradas en la caja negra del avión. Después se oyen los golpes del avión, que terminó estrellándose en la pista y acabó en un arroyo cercano.

La conversación fue revelada por la Cadena Ser. En ella quedan también patentes las quejas de los pilotos sobre la reparación que hicieron en el avión los técnicos de mantenimiento, después de que se tuviera que abortar un primer despegue por el calentamiento de la sonda de temperatura exterior RAT.

"Es un parche lo que han hecho ahí", dijo uno de los ocupantes de la cabina, refiriéndose a que los técnicos habían retirado un fusible y aplicado una bolsa de hielo. No obstante, el copiloto admitió que la reparación "puede hacerse así".

La revelación de la conversación coincide con el día en el que el juez que instruye el caso del accidente citó a declarar a seis personas a instancias de la acusación particular: dos empleados de Spanair y cuatro miembros de los servicios de emergencias que intervinieron el día del siniestro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios