El Papa plantea que los parientes de enfermos terminales tengan derechos laborales parecidos a los de maternidad

  • Benedicto XVI pide un "esfuerzo sinérgico" por parte de la sociedad civil y de las comunidades de creyentes para que "todos puedan morir en las mejores condiciones de fraternidad y solidaridad"

El Papa Benedicto XVI pidió hoy un mayor esfuerzo social para sostener a las familias de los enfermos terminales y, concretamente, propuso reconocer a sus parientes más cercanos "derechos similares" a los que se conceden a los padres cuando tienen un hijo. Así, como "normalmente se reconocen los derechos específicos a los familiares en el momento del nacimiento", se deberían reconocer "derechos similares" a los familiares más cercanos de los enfermos terminales, especificó.

Benedicto XVI hizo estas declaraciones ante los participantes del congreso internacional que ha organizado el Vaticano para debatir y reflexionar en torno al modo en que se debe tratar a los enfermos terminales y al que han acudido expertos de todo el mundo.

"En las grandes ciudades, hay cada vez máspersonas ancianas y solas" que sufren enfermedades graves y se hallan a las puertas de la muerte, panorama que "una sociedad solidaria y humanitaria no puede dejar de tener en cuenta", resaltó el Pontífice, que también hizo hincapié en las "difíciles condiciones" que suelen atravesar las familias de estas personas.

Ante esta perspectiva, el Papa pidió un "esfuerzo sinérgico" por parte de la sociedad civil y de las comunidades de creyentes" para que "todos puedan no sólo vivir digna y responsablemente, sino también atravesar el momento de la prueba y de la muerte en las mejores condiciones de fraternidad y solidaridad, también allí donde la muerte tiene lugar en una familia pobre o en la cama de un hospital".

"En realidad, toda la sociedad, mediante sus instituciones sanitarias y civiles está llamada a respetar la vida y la dignidad del enfermo grave y del moribundo", expresar "la solidaridad del amor" y "salvaguardar" la vida humana en "todos los momentos de su desarrollo", recordó.

"Concretamente, se trata de asegurar a todas las personas que lo necesiten el apoyo necesario, a través de terapias e intervenciones médicas adecuadas", y en base a "los criterios de la proporcionalidad médica", "teniendo en cuenta el deber moral de suministrar (por parte del médico) y de acoger (por parte del paciente) los medios de preservación de la vida que, en cada situación concreta, se consideren ordinarios", especificó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios