La ONU busca un compromiso para frenar la extinción de especies en 2010

  • 6.000 delegados de 189 países intentan en Bonn llegar a un pacto que evite la desaparición dela pesca comercial en dos décadas · Preocupación por la escalada de violencia en torno al agua

La Novena Conferencia de las Partes (COP9) de la Convención sobre Biodiversidad de la ONU comenzó ayer en Bonn (Alemania) con la misión de diseñar una nueva hoja de ruta para preservar la biodiversidad y cumplir con el objetivo de Naciones Unidas de frenar la extinción de especies en 2010. Ante representantes de 189 países y de la Unión Europea, el ministro alemán de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, aseguró en el discurso de apertura que es necesario un "cambio de rumbo", ya que el camino actual en protección natural "conducirá al fracaso". Expresó su confianza en que la conferencia conseguirá consensuar "decisiones ambiciosas" y aseguró que es necesario diseñar con "urgencia" el "esqueleto" de un acuerdo internacional, que pueda concretarse en medidas legales en Japón en 2010. Con el lema Una naturaleza. Un mundo. Nuestro futuro, los cerca de 6.000 delegados que participan hasta el día 30 en este encuentro se enfrentarán, según Gabriel, a la "tarea hercúlea" de alcanzar un consenso que permita avanzar en la lucha contra la desaparición de las especies.

Gabriel alertó de los peligros que amenazan la biodiversidad y destacó el exterminio de las especies marinas que, de seguir al ritmo actual, acabará con la pesca comercial en 2050 y, por añadidura, con el suministro de proteínas "de los 1.000 millones de personas más pobres del planeta", indicó a Efe. Aseguró que el compromiso por la protección del medioambiente no es una muestra de "ecologismo romántico" sino una cuestión que pasa por la propia supervivencia de la Humanidad. Explicó que, si se cumplen las estimaciones y la población mundial alcanza los 9.000 millones de personas en 2050, "hará falta cada metro cuadrado de suelo fértil y cada litro de agua potable" para evitar los "enfrentamientos por los recursos naturales".

El secretario ejecutivo de la Convención de Biodiversidad de la ONU, Ahmed Djoghlaf, destacó el "tremendo valor económico" de la naturaleza. "Los ingresos anuales de las áreas naturales protegidas son de 5 billones de dólares frente a los 1,8 billones de dólares que factura la industria automovilística, dijó Djoghlaf, quien destacó que la naturaleza es la "mayor corporación del mundo", pues 1.600 millones de personas dependen de sus recursos para sobrevivir.

La producción de biocombustibles, que se analizará por primera vez en el marco de la Convención de Biodiversidad en Bonn, despertó ayer las críticas más severas de las organizaciones no gubernamentales, que exigieron la prohibición de los cultivos destinados a su fabricación. La Alianza para la Convención de Diversidad Biológica (CBD Alliance) reclamó que la ONU desautorice esas plantaciones, que en muchos casos suponen la tala de bosques, por considerar que "exacerbarán la crisis alimentaria" y "tendrá devastadores efectos en los pueblos marginados y en importantes ecosistemas".

Por su parte, la FAO alertó desde Roma, con motivo de la cita de Bonn, del riesgo para el suministro de alimentos de la reducción de la biodiversidad en el planeta.

9.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios