Myanmar se resiste a dar libre acceso a la ayuda internacional

  • La Junta Militar prioriza la reconstrucción del país sobre la asistencia a las víctimas

El primer ministro birmano, general Thein Sein, apuntó ayer que la prioridad del Gobierno es la reconstrucción y que la fase de asistencia a los supervivientes ha terminado. "Mi gobierno está dispuesto a aceptar a aquellos grupos que estén interesados en la rehabilitación y reconstrucción", puntualizó Sein en su discurso en la conferencia internacional de donantes celebrada en Rangún con la presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Sein destacó la "eficaz respuesta del Ejército y las instituciones estatales" tras la catástrofe y mencionó la recepción de 3.200 toneladas de ayuda humanitaria. Dijo que que existe necesidad de viviendas, semillas de arroz, fertilizantes, fábricas de sal, y barcos de pesca.

La versión oficial birmana sobre la situación es radicalmente distinta a la que mantiene la ONU, cuyo jefe de asuntos humanitarios, John Holmes, señaló que sólo un millón de personas han recibido comida, cobijo, y medicamentos, cuando ya han transcurrido más de tres semanas desde el paso del ciclón. "Está claro que la fase de ayuda en la crisis continúa siendo de emergencia", manifestó Holmes. "Confiamos en que la puesta en marcha de esa decisión sea rápida y simple. Mucho queda por hacer, dado el tiempo que hemos perdido", destacó.

Naciones Unidas, la Unión Europea, y Estados Unidos exigieron a la Junta Militar el acceso total de los cooperantes extranjeros al delta, donde el ciclón causó unos 134.000 muertos y desaparecidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios