Myanmar abre las puertas del país a los cooperantes extranjeros

  • El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tras su reunión con el jefe de la Junta Militar birmana, el general Than Shwe, afirma que éste "ha aceptado admitir a todos los cooperantes"

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consiguió el viernes que la Junta Militar de Myanmar abra las puertas del país a los cooperantes extranjeros.

Ban indicó que el jefe de la Junta Militar birmana, el general Than Shwe, con quien se reunión en Naypyidaw, "ha aceptado admitir a todos los cooperantes".

El surcoreano Ban añadió que la autorización supone un avance en la distribución de ayuda humanitaria a los cerca de 2,5 millones de personas damnificadas por el ciclón "Nargis", que arrasó el sur del país entre el 2 y 3 de mayo.

Hasta ahora, las autoridades birmanas rechazaban la presencia de cooperantes extranjeros en el país, particularmente los de las agencias de la ONU, la Unión Europea y otros países como Estados Unidos, Australia y Canadá, mientras que permitían la entrada de misiones de Gobiernos más afines, como el chino y el tailandés.

La reunión entre el "número uno" de la nomenclatura del régimen birmano y el secretario general de las Naciones Unidas comenzó a las 10.30 hora local (04.00 GMT) y después de que ambos posaran para la prensa gráfica.

El general Than Shwe, de quien Ban dijo hace dos semanas que no contestaba a sus llamadas telefónicas, aparecía impasible, con gafas de montura dorada y la pechera repleta de condecoraciones militares.

Ban, quien el jueves comenzó su visita sobrevolando algunas de las áreas del delta del río Irrawaddy afectadas y viendo uno de los campos de acogida de familias que perdieron su hogar, es el primer dignatario que viaja a la fortaleza del régimen militar, a unos 380 kilómetros al norte de Rangún.

El general Than Shwe, de 76 años y experto en guerra psicológica, se dejó ver el pasado fin de semana cuando, por vez primera desde la catástrofe, viajó al delta para visitar a grupos de damnificados, acompañado del primer ministro, el general Thein Sein, quien supervisa la asistencia.

El ciclón "Nargis" causó 77.738 muertos y, desde entonces, 55.917 personas permanecen desaparecidas, según datos de la Junta Militar, que siempre ha sospechado de las intenciones de la ONU y de las potencias occidentales.

Durante su estancia en Myanmar, que concluye el viernes, Ban no tiene previsto visitar a la líder del movimiento democrático y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, sometida a arresto domiciliario desde junio de 2003 en su residencia en Rangún.

Hasta el momento, todas las visitas hechas a Myanmar por el enviado especial del secretario general de la ONU, Ibrahim Gambari, para conseguir la liberación de Suu Kyi e impulsar un proceso de reconciliación entre la oposición y el Gobierno han fracasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios