Los Mossos siguen buscando al gastrónomo desaparecido

  • La búsqueda continúa abierta dos meses después de la desaparición de Pascal Henry el pasado 12 de junio tras cenar en El Bulli

Los Mossos d'Esquadra mantienen abiertas todas las hipótesis sobre la misteriosa desaparición del gastrónomo suizo PascalHenry, de quien se perdió el rastro el pasado 12 de junio tras cenar en El Bulli, de Roses (Girona), y siguen rastreando periódicamente la zona para tratar de dar con su paradero.

Según han informado fuentes de la policía catalana, desde la desaparición del gastrónomo, que hacía una ruta por varios países europeos para degustar los platos de unos sesenta cocineros que han sido reconocidos con tres estrellas Michelín, se ha mantenido activa su búsqueda, pese a las informaciones que apuntan que su desaparición podría ser voluntaria.

Desde que a finales de julio trascendió la desaparición de Henry tras cenar en El Bulli de Ferran Adrià, la prensa europea ha hecho un puntual seguimiento del caso e incluso se ha llegado a apuntar la posibilidad de que el gastrónomo desapareciera por propia voluntad al quedarse sin recursos para seguir financiando su tour.

En cualquier caso, los Mossos mantiene abierto el caso, en el que no descartan ninguna hipótesis, y rastrean periódicamente la zona donde desapareció para tratar de localizar pistas que desvelen su paradero.

Tras cenar con toda normalidad, el gourmet, de 46 años, salió del restaurante para ir a buscar una tarjeta de presentación, si bien ya no volvió. Al salir del establecimiento dejó encima de la mesa donde había degustado las delicias culinarias de Ferran Adrià un sombrero y la libreta en la que anotaba las impresiones gastronómicas de sus ágapes, para posteriormente plasmarlas en un libro.

Los Mossos empezaron a investigar el caso cuando los responsables de El Bulli les advirtieron de lo sucedido, pese a que oficialmente no se había recibido ninguna denuncia por su desaparición, que no llegó hasta mediados de julio a través de Interpol, después de que un familiar la formalizara en Suiza.

Por su parte, el copropietario del El Bulli, Juli Soler, permanece constantemente en contacto con los Mossos para colaborar con la búsqueda, ya que desde la desaparición se ha reunido en unas quince ocasiones con los responsables de la investigación.

Soler ha explicado que pese a que Henry no pagó la cuenta, no han presentado denuncia por su desaparición sin hacer efectivo el pago de la cena y su voluntad sería que Henry aparezca y se pueda poner fin a este extraño suceso.

Según el relato de Soler, el comensal suizo se levantó de la mesa para ir a buscar una tarjeta de visita pasada la media noche y, al ver que pasaba el rato y no volvía, creyó que había tenido que desplazarse a Roses a buscarla.

Finalmente, Henry no volvió y Soler, con las pertenencias que el gastrónomo dejó en la mesa, se presentó el 14 de junio en la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Roses, donde les contó lo sucedido y se ha puesto en contacto con un tío del desaparecido, cuyo teléfono constaba en el cuaderno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios