La cumbre de Lima lanzará un programa climático y abordará la crisis alimentaria

  • La Declaración de Lima incluirá el compromiso de los países europeos y latinoamericanos de desarrollar un enfoque global sobre la emigración y una coordinación reforzada en la lucha contra la droga

La cumbre euro-latinoamericana de Lima lanzará un programa conjunto contra el cambio climático y reclamará medidas "inmediatas" de ayuda a los países y poblaciones más afectados por los altos precios de los alimentos.

La Declaración de Lima, a cuyo texto definitivo ha tenido acceso Efe, incluirá igualmente el compromiso de los países europeos y latinoamericanos de desarrollar un enfoque global sobre la emigración y una coordinación reforzada en la lucha contra la droga.

Estos cuatro apartados, los relacionados con el cambio climático, la crisis alimentaria, la emigración y la lucha contra la droga, han sido los últimos en ser acordados en las reuniones preparatorias que se han celebrado antes de la cumbre de jefes de estado o gobierno del viernes.

Por lo que respecta al medio ambiente, la Declaración de Lima afirma que "será lanzado un programa conjunto entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe, llamado Euroclima, en el marco de la cooperación medioambiental entre ambas regiones".

El programa pondrá "una atención especial en el cambio climático, sin prejuzgar las respectivas políticas nacionales".

Irá "en beneficio de los países latinoamericanos" y tendrá "el objetivo primario de compartir conocimiento, fomentar el diálogo regular a todos los niveles y asegurar sinergias y coordinación de las actuales y futuras acciones en este campo".

Los líderes darán la bienvenida "a los estudios en curso en muchos países de América Latina y el Caribe sobre el impacto del cambio climático" y a "los planes diseñados por otros países de la región para llevar a cabo tales estudios".

Al mismo tiempo se comprometerán "a comenzar a aplicar la Alianza global contra el cambio climático y a asegurar que todas la iniciativas se apoyen mutuamente y tomen en cuenta la necesidad de la transición energética, al mismo tiempo que la complementariedad de las diferentes fuentes energéticas".

Por lo que respecta a la crisis alimentaria mundial, los líderes de Europa, Latinoamérica y el Caribe se declararán "muy preocupados por el impacto del aumento de los precios de los alimentos".

Reiterarán su compromiso con "políticas encaminadas a la erradicación del hambre y a la lucha contra la pobreza".

"Estamos de acuerdo en que son necesarias medidas inmediatas para ayudar a los países y poblaciones más vulnerables afectados por los altos precios de los alimentos", añade la Declaración.

"Estamos convencidos de que a medio y largo plazo una respuesta duradera a la crisis actual requiere acciones coordinadas de la comunidad internacional con vistas a reforzar las capacidades agrícolas y el desarrollo rural para satisfacer la demanda creciente".

En este contexto, los dirigentes de ambas regiones tomarán nota del anuncio hecho por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre la preparación de un plan de acción y se comprometerán a trabajar "para alcanzar resultados concretos" en la Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria Mundial que tendrá lugar en Roma del 3 al 5 de junio.

También apoyarán el desarrollo de la iniciativa de la FAO bautizada América Latina y Caribe sin hambre y la sesión especial del Consejo de Derechos Humanos sobre el derecho a la alimentación.

En relación con la emigración, europeos y latinoamericanos recordarán "los lazos históricos y culturales" que unen a ambas regiones.

"Reconocemos que la pobreza es una de las causas de la emigración", afirmarán los dirigentes, que considerarán "fundamental asegurar el respeto de los derechos humanos de todos los emigrantes, basado en el principio de la responsabilidad compartida.

"Desarrollaremos un enfoque global sobre la emigración internacional, incluyendo la gestión ordenada de los flujos migratorios con el énfasis puesto en el beneficio mutuo de los países de origen y de destino.

También fomentarán el reconocimiento público de la aportaciones económica, social y cultural que los emigrantes pueden hacer a las sociedades de acogida. Los líderes harán un llamamiento a las dos regiones para que "desarrollen un diálogo estructurado y global sobre emigración a fin de identificar retos comunes y áreas de cooperación mutua".

Por lo que respecta a la droga, los dirigentes prometerán continuar su "cooperación en la lucha contra el problema mundial de la droga de acuerdo con el principio de responsabilidad compartida".

El mecanismo de coordinación y cooperación de las drogas entre la UE y Latinoamérica y el Caribe "debe fortalecerse como marco para un diálogo birregional más efectivo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios