Jiménez dice que su obligación era proteger a la población frente a la gripe A

  • La ministra de Sanidad descarta que su departamento comprase más vacunas de las necesarias en un primer momento.

Comentarios 6

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha afirmado que la obligación del Gobierno cuando se originó la pandemia de la gripe A era proteger a toda la población y que, aunque se encargaron 37 millones de vacunas a las empresas farmacéuticas, finalmente sólo se han comprado 13 millones.

Jiménez se ha preguntado "qué hubiera ocurrido si hubiesen faltado vacunas" en el caso de que el virus se hubiera comportado de manera más agresiva de la que hasta el momento lo ha hecho, y ha descartado que su departamento haya comprado más vacunas de las necesarias en un primer momento. "Si alguna acusación se nos hizo fue la de utilizar una actitud algo restrictiva para la compra de vacunas", ha recordado Jiménez, quien ha comentado que el primer encargo se hizo, además, sobre la base de que iban a necesitarse dos dosis por persona, cuando luego se demostró que una era suficiente.

La ministra, en el acto de presentación de los datos sobre donaciones y trasplantes en España, ha asegurado que su ministerio se ha ahorrado 170 millones de euros del total del presupuesto previsto inicialmente para las vacunas de la gripe A, ya que sólo se va a gastar 90 millones de euros. Ello ha sido posible porque el Gobierno firmó un contrato con las empresas farmacéuticas por el que se podía variar el volumen de los encargos, y así ha sucedido, ha dicho. "Hemos actuado con total independencia y total coordinación" con las decisiones tomadas por los organismos internacionales de salud y los países de nuestro entorno, ha destacado la ministra.

Hasta el momento, el número de personas vacunadas frente al nuevo virus se acerca a los 3 millones, de los casi 9 millones que conforman los grupos definidos como de riesgo (30 por ciento de la población), y que incluyen a los enfermos crónicos desde los 6 meses de edad, embarazadas, personal sanitario y trabajadores de servicios esenciales.

Respecto a las vacunas sobrantes de las 13 millones compradas, el director general de Sanidad, José Martínez Olmos, ha dicho que no se debe "especular" sobre "qué hay que hacer con ellas". El invierno todavía no ha acabado, el virus continua siendo circulante y puede que desplace totalmente al de la gripe estacional, por lo que dichas vacunas se podrían utilizar el próximo año, así como donar una parte de ellas a países en vías de desarrollo, ha explicado Martínez Olmos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios