El Gobierno chino confirma 19.509 muertes por el seísmo

  • Los rescates se afrontan a mano ante la falta de maquinaria

El vicegobernador de la provincia china de Sichuan, Li Chengyun, confirmó ayer la muerte de 19.509 personas a causa del terremoto de 7,8 grados de magnitud registrado el pasado lunes, aunque en otras instancias oficiales se considera que la cifra final de fallecidos podría superar los 50.000. El nuevo parte eleva en más de 5.000 la última cifra oficial de víctimas mortales del fuerte seísmo registrado el lunes y sus posteriores réplicas, según Li.

Las autoridades provinciales lograron ayer persuadir a alrededor de 10.000 supervivientes del terremoto para que no abandonen la zona, tras extenderse el rumor de que las fuentes que suministran el agua de Chengdu, capital provincial, quedaron contaminadas tras el seísmo. Los responsables de seguridad pública de Chengdu desmintieron los rumores de que la planta química número uno de Dujiangyan, localidad devastada por el temblor, explotó en el siniestro y comenzó a emitir gases letales, de modo que el agua potable de la capital estaba contaminada, lo que sembró el pánico entre la población.

Asimismo, el Gobierno chino hizo ayer una petición pública de emergencia para conseguir aparatos detectores de movimiento humano, martillos o palas para ayudar al rescate de las víctimas del seísmo, el peor de las tres últimas décadas en China. Los 130.000 militares y efecticos de las fuerzas de seguridad que trabajan en estos momentos en la zona del siniestro utilizan sus propias manos para excavar entre los escombros en los que miles de víctimas permanecen sepultadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios