España sufre el semestre hidrológico más seco de los últimos 60 años

  • El Gobierno aprueba un paquete de medidas para tratar de paliar la sequía y asegura que no está en riesgo el abastecimiento de agua a las poblaciones

La escasez de lluvias está propiciando que España vaya a sufrir el semestre hidrológico (octubre-marzo) más seco de los últimos sesenta años, aseguró ayer el director general del Instituto Nacional de Meteorología (INM), Francisco Cadarso, que ha calificado de "seria" la actual situación de sequía.

Así lo manifestó Cadarso en una rueda de prensa, junto a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, quien subrayó que el periodo prolongado de sequía que está viviendo España "presenta los datos más severos de toda la historia de nuestros registros".

El director general del INM explicó que los datos de ayer mismo indican que desde el inicio del año hidrológico (1 de octubre de 2007) el valor medio nacional de las precipitaciones es de 177 milímetros frente a un valor normal de 316 milímetros, lo que significa que "sólo ha llovido un poquito más de la mitad de lo que debería haberlo hecho".

Para que el primer semestre del año hidrológico no fuera el más seco de las seis últimas décadas, se deberían registrar en toda España 20 litros por metro cuadrado hasta finales de febrero "y eso es muy difícil que ocurra", según expresó Cadarso.

La ministra incidió en las medidas que desde el año 2005 ha tomado el Gobierno para hacer frente a un periodo prolongado de sequía y señaló que "la buena noticia" es que se mantiene la garantía del abastecimiento humano y se sigue actuando para minimizar todo lo posible los efectos en la agricultura.

Las previsiones del INM apuntan hacia "un régimen un poco más lluvioso", que se va a manifestar sobre todo en los dos tercios inferiores de la península y, en menor medida, en el tercio norte, si bien "no se va a paliar" el déficit de agua actual, concluyó Cadarso.

Por otro lado, el Consejo de Ministros aprobó ayer un Real Decreto de medidas excepcionales para la gestión de los recursos hidráulicos y la corrección de los efectos de la cuenca del Ebro, así como la transferencia de 4,99 hectómetros cúbicos desde la cuenca atlántica andaluza a la del Guadalquivir.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, insistió ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo, que la situación de la sequía en España "es complicada pero no pone en riesgo el abastecimiento a la población debido a las políticas que ha estado desarrollando el Gobierno". De la Vega señaló que el objetivo es garantizar el abastecimiento de las poblaciones y establecer criterios racionales del uso del agua en toda la zona.

"El Gobierno actúa frente a la sequía a partir de la racionalidad, del rigor y de la solidaridad, como hemos venido haciendo en estos cuatro años", aseguró de la Vega.

Así, el Real Decreto establece la autorización a la Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Ebro para modificar temporalmente las condiciones de utilización del dominio público hidráulico, y, en particular, para reducir las dotaciones en el suministro de agua que sean necesarias para racionalizar la distribución de los recursos hídricos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios