España enviará más ayuda humanitaria a los afectados por las inundaciones en Ecuador

  • Otro avión se sumará este miércoles al primer cargamento fletado por el Gobierno para paliar los daños causados por un fuerte aguacero caído el pasado sábado

Comentarios 5

Según ha informado hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Gobierno enviará el próximo miércoles un segundo avión a Ecuador con ayuda humanitaria para atender a los afectados por las últimas inundaciones, después de que se efectuara un primer envío el pasado sábado al país sudamericano, .

La decisión ha sido adoptada en una reunión celebrada esta mañana en la sede de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), entre el embajador de Ecuador en España, Nicolás Issa, y representantes de ONG, el Ministerio de Sanidad, y de Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid.

El avión, fletado por la AECI, saldrá de la Base Aérea de Torrejón de Ardoz y transportará material de agua y saneamiento y medicamentos.

El primer avión español, con 8,5 toneladas de ayuda humanitaria, una planta potabilizadora de agua y material de cobijo, llegó el pasado sábado a Guayaquil desde el Centro Logístico Humanitario de la Cooperación Española en América Latina, ubicado en Panamá. La ayuda humanitaria se sumó a la prestada por el Gobierno de Japón para los miles de damnificados por las inundaciones que afectan desde enero pasado gran parte de la costa ecuatoriana.

Desde Japón llegó el pasado sábado un avión con mantas, carpas y tanques para almacenamiento de agua, que se distribuirán desde la ciudad de Guayaquil a los distintos sectores afectados por los aguaceros.

Representantes de la Embajada japonesa aseguraron que el Gobierno está dispuesto a continuar con la entrega de ayuda.

El primer cargamento ibérico está compuesto por carpas, tiendas de campaña, alimentos y una planta potabilizadora con capacidad para procesar 3.000 litros de agua por hora.

El pasado viernes también llegó de Argentina ayuda para atender a las zonas más dañadas por las inundaciones, que han dejado un total de 3,5 millones de afectados y 265.000 desplazados en todo el país, según el Gobierno.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, en su alocución radiada de los sábados, dijo desde la zona inundada que "esto ya no es una emergencia, es un desastre".

Tras lamentar la muerte de 16 personas por las inundaciones, Correa, que visitó este fin de semana varias de las zonas inundadas, pidió unidad a sus compatriotas y a las autoridades locales para afrontar la emergencia, que ha provocado pérdidas de más de 161.000 dólares sólo en el sector agrícola.

Mientras tanto decenas de damnificados entrevistados por la prensa local rogaban por ayuda al asegurar que la entregada hasta el momento es insuficiente.

Desde helicópteros se aprecian inmensas lagunas en la zona costera donde las constantes lluvias han dejado bajo el agua carreteras, cultivos, pastizales y han dañado numerosas viviendas.

También en Quito, la capital de Ecuador, las lluvias provocaron este fin de semana estragos en la población al haber afectado a tres viviendas en el occidente de la ciudad.

Un ciudadano logró rescatar con vida a tres menores que estuvieron a punto de quedar atrapados en una de las casas colapsadas por las fuertes lluvias.

El fuerte aguacero del pasado sábado también afectó a un barrio del sur de Quito, en donde las calles se convirtieron en ríos que arrastraban automóviles y adoquines.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios