Detenidos 30 policías de Coslada por un delito de extorsión

  • La operación comenzó durante la investigación de una red de prostitutas rumanas

Comentarios 4

Una treintena de agentes de la Policía Local de Coslada (Madrid), fueron detenidos ayer por la Brigada Provincial de Policía Judicial, acusados de extorsionar a diferentes negocios de la localidad y a prostitutas, además podrían estar implicados en un delito por tráfico de drogas. Entre los arrestados se encuentra el jefe superior de este cuerpo, Ginés Jiménez, que según fuentes policiales, era quien ordenaba a sus hombres actuar como una auténtica red de extorsión organizada.

Las fuerzas de seguridad destaparon la trama durante la investigación de una red de prostitución rumana. Varios meses estuvieron siguiendo los pasos de varios efectivos del cuerpo policial, y comprobaron que estaban relacionados con ciertos casos de extorsión, según explicaron ayer el alcalde del municipio madrileño, Ángel Viveros, y el concejal de Seguridad, Antonio Murillo, que confirmaron que la Policía ha llevado a cabo numerosos registros, entre ellos las viviendas de todos los implicados.

Tras esta detención masiva, la quinta parte de los agentes, el cuerpo policial de Coslada se queda con 159 miembros, una situación que ha obligado al equipo de Gobierno de la localidad a reunirse de urgencia para buscar una solución.

El alcalde y el concejal de Seguridad aseguraron que, a falta de conocer cuál será el resultado final de esta operación, no hay responsabilidades políticas en la actuación de los agentes municipales. Además, aseguraron que no tienen constancia de que ningún empleado municipal al margen de la Policía Local esté implicado en la trama.

Del mismo modo, señalaron que si hasta ahora no se había hecho nada desde el Ayuntamiento, en relación a este caso, es porque no había ninguna denuncia de ningún comercio contra los agentes de Policía Local. En este sentido, los propios comerciantes aseguraban ayer que no tenían conocimiento de que algún establecimiento de ocio hubiera presentado denuncia.

Cuando los vecinos de Coslada conocieron ayer la detención del jefe de la Policía Local, Ginés Jiménez, junto a otros treinta agentes municipales, por extorsión en bares de copas y comercios casi todos han dicho que "se veía venir", ya que "la Policía actuaba de forma arbitraria" e "intimidaba a los dueños de los bares con los horarios de cierre".

Una vecina de la localidad ha resumido el sentir general de las aproximadamente 200 personas que se congregaron ayer frente a la sede de la Policía Local, a cuyos miembros increparon e insultaron, al asegurar que "todo el mundo sabía que había corrupción desde hace años".

"Estábamos hartos del jefe de la Policía Local. Ya era hora de que se hiciese algo. Ha hecho daño a mucha gente", añadió esta mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios