Desarticulada una red que traía mujeres de Moldavia para explotarlas sexualmente

  • En la operación, activada tras la denuncia de una de las víctimas, fueron detenidas ocho personas.

Agentes de la Policía Nacional desarticularon una red dedicada a la extorsión y explotación sexual, que captaba mujeres en Moldavia a través de ofertas falsas de trabajo en España para luego obligarlas a prostituirse en nuestro país. Las investigaciones comenzaron después de que una de estas mujeres, que logró escapar del club de alterne donde era explotada, denunciara la situación a la que estaba sometida. Durante la operación fueron detenidas ocho personas, como miembros de esta trama, así como 28 mujeres que se encontraban en situación ilegal.

El grupo, perfectamente organizado y coordinado con dos clubes de alterne en España, en Pedrezuela (Madrid) y Granda-Siero (Asturias), se dedicaba a captar mujeres fuera de la Unión Europea, en su mayoría de nacionalidad moldava, a las que engañaban ofreciéndoles ofertas falsas de trabajo en nuestro país. Así lo relató a la Policía la mujer que denunció su situación, quien señaló, también, que le obligaron a emplear un pasaporte rumano falso de gran calidad que la organización había elaborado con su nombre.

Una vez en nuestro país obligaban a todas las mujeres que viajaban con ellos a ejercer la prostitución en estos locales, en donde sus propietarios tenían establecidos acuerdos para acoger a las mujeres y, al parecer, estaban al corriente de la procedencia y de su situación. Según explicó la joven, cuando alguna de ellas se negaba a acudir al club, las mantenían encerradas en el piso donde vivían, y allí recibían palizas, amenazas y humillaciones durante varios días. La propia denunciante tuvo que recibir atención médica a causa de las continuas agresiones.

Estos sucesos acaecieron, al menos, hace un año, el tiempo que la víctima llevaba escondida tras escaparse de sus proxenetas. La mujer decidió no hacer vida normal después de su huida, por miedo a las represalias de sus captores. En una ocasión anterior la joven también logró escapar del club en donde estaba retenida, pero al ir a denunciar fue localizada por los responsables de la red, por lo que en esta segunda ocasión decidió esperar un tiempo.

A raíz de este testimonio, las fuerzas de seguridad comenzaron las investigaciones que corroboraron la historia de la mujer. Además confirmaron los vínculos entre el club asturiano y el madrileño, que de manera habitual se intercambiaban a varias de las chicas. Tras estas averiguaciones, se procedió a la entrada y registro simultáneo de los dos locales en los que, en total, fueron detenidas ocho personas a las que, según los casos, se les imputan los delitos de favorecimiento de la inmigración ilegal, relativo a la prostitución, detención ilegal, agresión sexual, lesiones y amenazas, además de omisión del deber de socorro. También se arrestó a 28 mujeres por estancia irregular.

Se han intervenido 38.000 euros, un porra extensible, quince sprays antiagresión prohibidos, 17 papelinas con cocaína, una piedra de cocaína en roca, diversas armas blancas y abundante documentación que está siendo analizada.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios