Condenan a un ginecólogo a indemnizar con 945.000 euros a una paciente y su marido

  • La mujer sufre una parálisis como consecuencia de una administración de hormonas cuando padecía una lesión medular previa.

El juzgado de primera instancia número 4 de Alcoi (Alicante) ha fijado en 945.458 euros la indemnización que un ginecólogo deberá abonar a una mujer y a su marido por una negligencia en un tratamiento de inseminación artificial, ya que la paciente sufrió "tetraplesia por mielitis" -parálisis en las extremidades por inflamación de la médula espinal- como consecuencia de la administración de una hormona para estimular la ovulación en abril de 2005, sin haber tenido en cuenta una lesión medular previa que tenía.

La sentencia, facilitada por la asociación el Defensor del Paciente, determina la cuantía económica que la paciente y su marido debían recibir por una "mala praxis médica" reconocida en una sentencia de la sección octava de la Audiencia Provincial de Alicante, dictada en octubre de 2007, que señala que la ingesta de esta hormona provocó a la paciente "un proceso agudo de naturaleza isquémica sobre una lesión medular preexistente", lesión que el ginecólogo "debería haber tenido en cuenta" a la hora de administrar el HCG, tal y como señaló el letrado de C.A.C., Raúl Díez.

El fallo de la Audiencia dejaba diferida a un proceso posterior la cuantificación de la indemnización. Actualmente, la paciente, de 35 años, tiene reconocido un grado de minusvalía del 75% por parte de la Conselleria de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana, e incapacidad permanente absoluta en grado de gran invalidez por la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

El juzgado de primera instancia número 4 de Alcoi ha reconocido a la demandante el derecho a ser indemnizada con 814.932,94 euros, así como 130.525,5 euros para su cónyuge, como familiar perjudicado moralmente y pagador de la mitad de los gastos de fisioterapia, rehabilitación y médicos que ha requerido la afectada, lo que asciende a una indemnización total de 945.458,44 euros.

Así, el ginecólogo deberá pagar una indemnización de 32.655,59 euros por lesiones temporales, de 316.229,80 euros por lesiones permanentes, una indemnización básica por incapacidad permanente absoluta en grado de gran invalidez de 344.633,51 euros; 34.888,54 euros por el perjuicio económico en los ingresos profesionales, 76.000 euros por daños morales complementarios; y 21.051 euros por perjuicios morales familiares y gastos de fisioterapia, médicos, estancias, y desplazamientos que debió asumir la paciente.

Por su parte, Carmen Flores, presidenta de el Defensor del Paciente, calificó la sentencia de "muy importantepor el importe de la cuantía indemnizatoria, que constituye una de las más altas reconocidas en España para un caso de negligencia médica en una intervención de inseminación artificial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios