Condena a un colegio por el suicidio de un niño al caer de su casa en horario lectivo

  • El centro debe indemnizar a los padres por desatender el cuidado del menor

La Audiencia de Barcelona ha condenado a una escuela a indemnizar a los padres de un niño que falleció tras caer al vacío desde el balcón de su casa, al considerar que el centro desatendió su deber de cuidado del menor porque el hecho se produjo en horario lectivo. El menor, de 13 años y que cursaba segundo de ESO en el Colegio Cardenal Spínola, en Barcelona, se precipitó desde el balcón de un ático situado en la calle General Mitre de Barcelona el 9 de noviembre de 2004 a las 13.22, cuando debía haber estado en el centro escolar.

El niño era especialmente sensible y estaba en tratamiento psicológico, recomendado por el propio centro escolar, con el fin de potenciar su autoestima, y horas antes de los hechos había sido castigado por una maestra del centro por lanzar un objeto por la ventana de la clase. La familia considera que ese castigo pudo tener relación con el trágico suceso, pero la Audiencia ha determinado que no existe relación "causa-efecto", por la naturaleza "voluntaria" del acto del niño de quitarse la vida.

La Audiencia condena a la escuela a indemnizar a los padres del menor con 26.801,29 euros por haber desatendido su deber de cuidar al menor.

El juez destaca que el horario lectivo del niño era de 09.00 a 17.00, y que ese día debía comer en el colegio, pero que, por falta de control por parte del centro, salió antes, durante la hora de comer, "sin autorización alguna por parte de sus padres". El niño se fue a su casa, donde no había nadie, y minutos después se precipitó desde el balcón.

Por ello, el magistrado considera que la escuela "desatendió su deber de cuidado al menor" al permitir que saliera del centro antes de las 17.00. Asimismo, decreta que existe un "nexo causal" entre la actuación "negligente" del colegio y el fallecimiento del niño, dado que "no se hubiera producido de haber permanecido en el centro escolar".

La Fundación Abad Oliva, propietaria del colegio Cardenal Spínola, ha defendido que el incidente podría haber ocurrido incluso habiendo familiares en el domicilio y en horario no escolar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios