China vive tres días de luto oficial por los más de 34.000 fallecidos

  • El país entero paralizó ayer su actividad y salió a la calle para guardar tres minutos de silencio mientras las bocinas de los autómoviles tronaban en señal de duelo

China inició ayer tres días de luto oficial por las víctimas del terremoto de hace una semana en Sichuan, que reservaba este tipo de homenajes para los líderes políticos.

El número de fallecidos asciende ya a más de 34.000, aunque si se suman los sepultados el balance alcanza los 71.000. El temblor dejó además 245.108 heridos, 233.810 de ellos en Sichuan, informó el Consejo de Estado (ejecutivo). Y, según publicó ayer la agencia oficial, Xinhua, más de 200 trabajadores que trabajaban en la reparación de las vías de comunicación afectadas por el seísmo quedaron enterrados bajo avalanchas de lodo en los últimos tres días, sin que se conozca por el momento si han fallecido o no.

A las 14:28 de ayer (hora local), justo una semana después de que se produjera la catástrofe, toda China paró durante tres minutos, los mismos durante los que la tierra tembló en Sichuan, para rendir tributo a las víctimas.

Un espacio corto de tiempo, pero cargado de simbolismo y emotividad que remarcó hasta qué punto ha calado la tragedia en el gigante asiático, que nunca antes en su historia había vivido tres días de luto oficial en memoria de ciudadanos comunes. Tres minutos durante los que toda la sociedad china detuvo su actividad y salió a las calles para guardar silencio al tiempo que las sirenas de los barcos y los trenes, y las bocinas de los automóviles de todo el país tronaban en señal de duelo.

Cumplida una semana del terremoto, la Oficina Sismológica China indicó que la intensidad del seísmo alcanzó los 8 grados en la escala de Richter en vez de los 7,8 inicialmente señalados, un temblor que ya se ha convertido en la mayor tragedia natural vivida en el país en las últimas tres décadas.

Con todo, y pese al tiempo ya transcurrido, aún siguen produciéndose milagros y ayer fueron rescatadas dos mujeres con vida de entre los cascotes en las localidades de Beichuan y Tianchi, por lo que un total de 60.020 personas, según cifras oficiales, han sido ya liberadas con vida de entre los escombros.

El recuento continúa, pero no solamente el de víctimas humanas, ya que, según el viceministro de Industria y Tecnologías de la Información, Xi Guohua, las pérdidas de las empresas del sector industrial de Sichuan superan los 6.151 millones de euros.

Por su parte, Qin Gang, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, avanzó ayer que China permitirá la participación de equipos médicos extranjeros en las labores de atención a las víctimas y que se sumarán así a los que trabajan desde el viernes y que pertenecen a Japón, Singapur, Corea del Sur y Rusia, en las tareas de rescate de los sepultados.

Los equipos de rescate chinos, en los que se incluyen más de 130.000 efectivos militares y paramilitares, han conseguido llegar a las 3.669 localidades afectadas por el terremoto.

Mientras tanto, Pekín continúa recibiendo donaciones tanto del interior como del exterior del país, cuya cantidad conjunta alcanzó ayer los 992 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios