China llora a los muertos con un luto nacional

  • Tres minutos de silencio en todo el país recuerdan a las decenas de miles de fallecidos

El inicio de los tres días de luto en China ha comenzado a recordar de forma visible por todo el país la magnitud del seísmo ocurrido la semana pasada en la provincia de Sichuan, y que según el último balance provocó más de 34.000 muertos, aunque si se suman los sepultados el balance alcanza los 71.000. Tres minutos de silencio a nivel nacional y el luto generalizado ejemplifican la conmoción china por el terremoto, mientras los trabajos de rescate y reconstrucción dejan hueco también para el balance económico. En este sentido, las autoridades cifran en más de 6.000 millones de euros las pérdidas causadas por el seísmo sólo en la región del epicentro.

El temblor de ocho grados en la escala de Richter ha dejado sumido en el caos el suroeste del país. Allí, los muertos ya se cuentan por unos 71.000, si se suman los 34.000 muertos y los miles de sepultados sin esperanza, y se habla de 245.108 heridos, según datos de los responsables sismológicos del Consejo del Estado citados por la agencia oficial de noticias Xinhua.

Los equipos de rescate siguen buscando cadáveres entre los escombros, pero al mismo tiempo aún se encuentran con historias personales para la esperanza. Uno de estos ejemplos de superación lo dio una mujer de 61 años, rescatada hoy de entre los restos tras 145 horas atrapada. Este tipo de desenlaces felices mantiene a los servicios buscando supervivientes sin tregua en muchos lugares, entre ellos los escombros de Beichuán, lugar donde fue hallada la mujer, según el jefe del equipo de rescate enviado por la Oficina Sismológica china, Li Hongguo.

De hecho, son los propios trabajadores enviados por las autoridades quienes ponen en ocasiones su vida en peligro. Más de 200 miembros de estos servicios quedaron sepultados a causa de los corrimientos de tierras mientras trabajaban en la reparación de carreteras destruidas por el terremoto. Y es que las tareas de reconstrucción forman parte esencial del despliegue logístico oficial, como lo demuestra la oscuridad en la que viven tres condados de Sichuan. En ellos, Beichuan, Maoxian y Wolong, sigue sin haber suministro eléctrico. Esto ha llevado a las compañías a comprar unos 1.100 generadores de diesel de otras provincias para ayudar en la medida de lo posible en el rescate y la asistencia médica.

El primer ministro, Wen Jiabao, ordenó al Ejército que amplíe la cobertura de los trabajos y llegue a todas las localidades afectadas en un plazo de 24 horas. El jefe del Gabinete señaló que las tropas deben "superar todas las dificultades", tras presidir una reunión de las oficinas centrales encargadas de las labores de asistencia. En este encuentro, se urgió a imprimir cuanto antes cinco millones folletos informativos para concienciar a la población y evitar epidemias, se estableció un protocolo de identificación de los cadáveres y se aprobó ayudas de 55,5 euros mensuales para los huérfanos, personas mayores y minusválidos que hayan perdidos sus sustentos en esta última semana.

También ha llegado el momento de hacer balance de daños materiales. Conocida la magnitud de los personales, las autoridades del país asiático lanzaron hoy una primera estimación tomando como base 14.207 empresas. Así, según el viceministro de Industria y Tecnología de la Información, Xi Guohua, las pérdidas económicas directas se elevan a 67.000 millones de yuan, unos 6.159 millones de euros, sólo en la provincia de Sichuan. Este número equivale al 0,27% del PIB nacional y al 6,38% del provincial.

Para colaborar al maltrecho y sobrepasado despliegue local en los trabajos, la ayuda internacional prosigue bajo la coordinación de Pekín. En este sentido, el primer envío con ayuda humanitaria de Unicef para los niños afectados por el seísmo partió hoy hacia las zonas más afectadas, según un comunicado remitido por el Fondo de Naciones Unidas para la infancia. El envío está formado por 1.000 tiendas, 15.000 mantas y 60.000 equipos escolares.

El Gobierno chino decretó el fin de semana tres días de luto en memoria de las víctimas de la tragedia. Hoy, millones de ciudadanos guardaron tres minutos de silencio en todo tipo de instancias. El presidente, Hu Jintao, y otros altos dirigentes del país respetaron el silencio en la sede del Ejecutivo central, mientras en todo el país podían escucharse sirenas o bocinas en señal de homenaje. En la plaza de Tianamen, donde la bandera nacional ondea a media asta, miles de personas se concentraron coreando gritos de animo, como '"China fuerte y valiente".

Durante estas tres jornadas de duelo, los actos de ocio públicos y el relevo de la antorcha olímpica han quedado suspendidos y los diarios se imprimen en blanco y negro, con mensajes de duelo en lugar de publicidad. Entretanto, el luto se hace visible incluso entre personas que no han perdido a nadie directamente por el terremoto. Muchos chinos, entre ellos algunos presentadores de televisión, visten prendas de color blanco, azul o negro, señal de solemnidad y tristeza, con la que pretenden recordar a los fallecidos desde el séptimo día de su muerte, tal y como marca la tradición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios