China confirma 19.500 muertos y espera 50.000 en total

  • La cifra de muertos por el terremoto registrado el lunes supera ya los 19.500 en la provincia china de Sichuan, pero el Gobierno anuncia que pueden ser al menos 50.000

El vicegobernador de Sichuan, Li Chengyun, ha confirmado hoy la muerte de 19.509 personas en esa provincia china a causa del terremoto y la Oficina de Gestión de Emergencias y Rescate del seísmo del Consejo de Estado (Ejecutivo) indica que la cifra final podría superar los 50.000 muertos. El nuevo parte eleva en más de 5.000 la última cifra oficial de víctimas mortales del fuerte seísmo registrado el lunes y sus posteriores réplicas, según Li.

Las autoridades provinciales lograron hoy persuadir a alrededor de 10.000 supervivientes del terremoto de que no abandonen la zona, tras extenderse el rumor de que las fuentes que suministran el agua de Chengdu, capital provincial, quedaron contaminadas tras el seísmo. Los responsables de seguridad pública de Chengdu desmintieron los rumores de que la planta química número uno de Dujiangyan, localidad devastada por el temblor, explotó en el siniestro emitiendo gases letales, y de que el agua de grifo de la capital estaba contaminada, lo que sembró el pánico entre la población. En este sentido, la compañía de aguas de Chengdu aseguró que el terremoto no dañó su sistema de abastecimiento, que "funciona con normalidad, y el agua de grifo de la ciudad responde al mismo estándar nacional de agua potable".

Asimismo, el Gobierno hizo hoy una petición pública de emergencia para conseguir aparatos detectores de movimiento humano, martillos o palas para ayudar al rescate de las víctimas en el peor seísmo en tres décadas en China. Los 130.000 militares y paramilitares que trabajan en estos momentos en la zona del siniestro, utilizan sus propias manos para cavar entre los escombros en los que miles de víctimas permanecen sepultadas. Parte de las tropas tratan de reparar los daños provocados en 391 presas y embalses extendidos por Sichuan, dos de ellas de gran tamaño.

En este sentido, el ministro de Recursos Hidrográficos, Chen Lei, dijo hoy que es crucial prevenir desastres secundarios y controlar posibles inundaciones en presas, plantas hidroeléctricas y diques. Los peligros potenciales en las instalaciones pueden analizarse por imágenes captadas vía satélite y aérea, indicó Chen, quien destacó que la planta hidroeléctrica de Zipingpu, cercana al epicentro del seísmo, y que presentaba "un gran peligro" según Xinhua, ya está segura tras haber sido reparada hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios