Cadena perpetua para el asesino en serie de niñas Fourniret

  • Un tribunal francés le ha condenado, a él y a su mujer, por violar y asesinar a siete niñas en Bélgica y Francia, aunque sus víctimas podrían ser más.

Comentarios 6

La condena contra el asesino en serie francés Michel Fourniret no podía ser otra en vista de la gravedad de los crímenes. El tribunal de Charleville-Mézieres lo condenó a cadena perpetua a él y a su mujer, Monique Olivier.

La pena se ajusta casi por completo al pedido de la fiscalía. Fourniret, de 66 años y considerado uno de los peores asesinos en serie de Francia, pasará el resto de su vida en la cárcel, ya que la corte rechaza en su fallo la posibilidad de su liberación anticipada.

Para Olivier, de 59 años, el tribunal establece una permanencia mínima entre rejas de 28 años del total del 30 solicitado por la fiscalía.

Entre 1987 y 2003, Fourniret secuestró, violó y asesinó a siete niñas en Bélgica y Francia. Las investigaciones indican sin embargo que sus víctimas podrían ser en realidad 15.

Olivier, presente en todos los crímenes, ayudó de forma activa en un asesinato dando pastillas para dormir a una víctima de 17 años para que no se resistiera.

Los dos son "asesinos en serie de sangre fría y crueles como nunca se ha visto en nuestro país", había afirmado el fiscal Francis Nachbar en su alegato.

La ola de asesinatos se frenó en 2003 por la presencia de ánimo de una víctima, una niña de 13 años en Bélgica. Ella pudo huir de la camioneta de Fourniret y anotó el número de la matrícula, lo que llevó a su detención.

El juicio, de dos meses de duración, fue "una difícil prueba" para los familiares de las víctimas. Primero, Fourniret causó la ira de las familias al mantenerse en silencio durante semanas. El acusado exigía declarar solamente en ausencia de público.

Pero cuando empezó a hablar, todo fue aún peor: sus descripciones frías, insensibles y pavorosamente llenas de detalles de los crímenes fueron insoportables para los padres. En ningún momento este hombre, a quien los psiquiatras califican de frío, arrogante y manipulador, mostró señales de arrepentimiento.

La ex enfermera Olivier intentó mostrarse como la víctima de un hombre dominante que sólo hizo lo que él le ordenara. "De todas formas no lo hubiese podido detener", declaró. Por el contrario, Fourniret fue desafiante: puso "notas" a abogados y jueces, los ofendía y calificó al fiscal Nachbar de "vocinglero".

Nachbar se mostró aliviado por el fin del proceso. "Qué bueno que terminó. Tener que escuchar durante dos meses esa letanía de crueldades es más que suficiente", declaró en un comentario poco habitual a la prensa.

El defensor de Fourniret hizo hincapié a su vez en un punto crítico: la justicia francesa podría haber acabado con sus crímenes años antes si hubiese funcionado mejor la cooperación entre las diferentes instancias.

Fourniret confesó sus crímenes en 2004 a la policía belga después de que su mujer lo acusara. La pareja sabía muy bien lo que les esperaba, pues ya al inicio del juicio ambos dijeron que esperaban "la pena mayor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios