Acusan a cooperantes y fuerzas de paz de la ONU de abusos sexuales a niños

  • La ONG Save the Children presenta un estudio a partir de los testimonios que ha recogido en Haití, Sudán y Costa de Marfil · También están implicadas una veintena de organizaciones humanitarias

Comentarios 2

Los cascos azules vuelven a estar en el punto de mira por sus supuestas actuaciones en los países donde desarrollan sus misiones de paz. La ONG Save the Children denunció ayer, tras llevar a cabo grupos de discusión con niños y adultos, la existencia de abusos sexuales por parte de trabajadores humanitarios y fuerzas de Naciones Unidas de forma habitual. Estas acusaciones han proliferado en los últimos años y destapado presuntos casos que la ONU ya investiga en países como Liberia, Haití, Costa de Marfil o la República Democrática del Congo.

Save the Children señala que, en los últimos años, las acusaciones de abusos sexuales por parte de fuerzas de paz de Naciones Unidas y otros trabajadores humanitarios han aumentado considerablemente, algo que vuelve a quedar de manifiesto con un nuevo estudio realizado a 250 niños y 90 adultos en Haití, Sudán y Costa de Marfil. No obstante, aún existirían más casos que ni siquiera llegan a salir a la luz, por lo que los intentos para eliminar la explotación "seguirán teniendo fallos".

El temor a perder la ayuda material, la amenaza de retribución, el impacto económico, la falta de servicios legales, la resignación al abuso o incluso la falta de confianza en una respuesta efectiva llevan, a juicio de la ONG, a esconder los delitos por parte de la población. En este sentido, un cooperante de Costa de Marfil reconoció que "muchas agencias de la ONU y ONG aquí sienten que nadie las puede tocar", en referencia a la impunidad con la que perpetran sus acciones. Un total de 23 organizaciones humanitarias, de paz y seguridad fueron asociadas con casos de abusos sexual en los tres países investigados.

Las víctimas en estos casos suelen sufrir vejaciones de dos tipos, tocamientos o sexo forzado, pese a que en algunos casos apenas han cumplido los seis años de edad. Más de la mitad de los niños que participaron en el estudio destacaron casos de tocamientos y sexo forzado. De este grupo, entre el 18% y el 23% recordó diez ó más de estos incidentes, respectivamente.

La mayoría rondan los 14 ó 15 años y, como señala uno de los menores consultados, "generalmente son entre ocho y diez hombres que comparten a dos o tres niñas". "Cuando sugiero una chica más grande, ellos dicen que quieren una niña pequeña", relata con crudeza un niño de 14 años que trabaja en un campo de fuerzas de paz en Costa de Marfil. Una de estas niñas, Elizabeth, confesó cómo a sus 12 años se convirtió en víctima de doce violaciones por parte de otros tantos cascos azules, según informaciones de The Times.

El estudio describe un amplio rango de explotación y abuso que incluye desde la prostitución o la pornografía hasta el intercambio de sexo por comida, la esclavitud sexual y el tráfico de niños.

"Todas las agencias humanitarias y de paz que trabajan en situaciones de emergencia, incluida Save the Children, deben aceptar el hecho de que son vulnerables y tratarlo directamente", advirtió ayer la directora de esta organización en Reino Unido, Jasmine Whitbread, que resalta la diferencia existente entre las estadísticas y "los altos niveles que sugieren las investigaciones de campo y otro tipo de evidencias".

De momento, la ONU ya ha abierto diligencias contra sus soldados en zonas como Haití, Liberia, Costa de Marfil o la República Democrática del Congo. Para Save the Children, estas pesquisas deberían reforzarse con un "guardián global" que observe "los intentos de eliminación del abuso" y abogue "por respuestas efectivas".

En concreto, Naciones Unidas ha investigado a 319 cascos azules por explotación sexual y abusos sexuales en las misiones de paz entre enero del año 2004 y noviembre del pasado 2007, según datos que la organización ha difundido coincidiendo con la repatriación de 100 militares desde Sri Lanka acusados de pagar por sexo durante su estancia en Haití. En total, la ONU confirmó en enero del año pasado a través de Unicef sucesos documentados de abusos sexuales por parte de 10.000 de sus soldados, trabajadores y demás plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios