Acumulaciones de agua amenazan Sichuan, donde los muertos superan ya los 50.000

  • Se están elaborando planes de emergencia que incluyen la evacuación de la población y así como la construcción de canales para desviar el agua acumulada

Las autoridades chinas han detectado, a través de fotografías aéreas, un total de 34 acumulaciones de agua que amenazan a la población de los alrededores de la zona de Sichuan la más afectada por el terremoto, cuya cifra oficial de muertos supera los 50.000.

El Gobierno chino elevó a 51.151 el número de fallecidos, mientras que un total de 29.328 personas siguen desaparecidas y 288.431 han resultado heridas a raíz del devastador terremoto del pasado día 12.

Los 34 "lagos" formados tras el seísmo, por acumulación de piedras y escombros, representan "amenazas muy serias", por lo que se sigue con atención su evolución y desarrollo, explicó hoy en rueda de prensa el viceministro de Tierra y Recursos del Gobierno chino, Yun Xiaoju.

Las lluvias que actualmente persisten en la zona del terremoto siguen incrementando el nivel de las aguas y se están elaborando planes de emergencia ante la posibilidad de que alguno de las balsas de agua estallen, "lo que causaría daños muy severos".

Los planes incluyen la evacuación de población, así como la construcción de canales para desviar el agua acumulada, indicó el viceministro, que se mostró preocupado por la situación.

"Debido al inicio de la estación de lluvias y a las réplicas que se irán sucediendo, no hay duda de que aparecerán nuevos lagos", reconoció Yun.

El Ministerio de Tierra ha desplazado a más de 300 geólogos para analizar los cambios en la estructura del terreno tras el terremoto y localizar las zonas potencialmente más sensibles ante nuevas réplicas del seísmo.

"Cuanto antes completemos nuestra tarea, antes se podrá empezar a reconstruir la zona y a reubicar a quienes se han quedado sin hogar", concluyó.

La Comisión Reguladora Estatal de la Electricidad anunció que el suministro de energía ha sido restablecido en la mayor parte de la provincia de Sichuan, aunque el distrito de Beichuan -una de las áreas más devastadas- se ha vuelto a quedar a oscuras a causa de las réplicas sísmicas.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino Qin Gang explicó que las principales necesidades de ayuda se refieren a tiendas y barracones móviles, mantas, alimentos, medicinas equipos médicos y equipos de comunicación, como teléfonos por satélite e intercomunicadores.

"Necesitamos urgentemente algunos materiales, sobre todo tiendas y barracones móviles. Necesitamos más de 3,3 millones y hasta ahora sólo hemos podido enviar 400.000, por eso damos la bienvenida a la ayuda internacional en este ámbito y esperamos que la comunidad internacional dé prioridad a esta petición", expuso Qin.

Asimismo, el Consejo de Estado informó hoy de que Arabia Saudí, Pakistán, el Reino Unido, los Estados Unidos y la Agencia para los Refugiados de la ONU han aprovisionado más de 150.000 tiendas.

Hasta el momento, el país ha recogido, dentro y fuera de sus fronteras, donaciones por valor superior a 3.000 millones de dólares (1.905 millones de euros), de los cuales 273 millones de dólares (unos 173 millones de euros) ya han sido enviados a la zona devastada.

Por otro lado, la organización ecologista Greenpeace envió un equipo de emergencia a Sichuan para detectar posibles riesgos medioambientales como consecuencia del terremoto y halló una pequeña factoría química que sigue operando en el área afectada a pesar de la prohibición gubernamental al respecto.

La ONG alertó al Ejecutivo chino de lo que considera "una actividad que pone en un riesgo enorme la salud de la población y del ecosistema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios