A vueltas con la carrera

  • El debate sobre la configuración actual sigue presente, pero hasta ahora no se aprueban alternativas

Comentarios 2

Desde el cambio inmediato hasta la resignación -"es la que tenemos", habrá escuchado usted alguna vez-, los cofrades conviven año a año con una carrera oficial que no convence pero que tampoco se cambia. El último en plantear la cuestión de la carrera ha sido el hermano mayor de Borriquita, que considera fundamental para la Semana Santa modificar el actual itinerario, especialmente si de alguna forma se quiere incentivar el trasvase de cofradías a la zona de extramuros.

La carrera oficial que la Semana Santa se ha venido dando en los últimos años -Arquitecto Acero, Catedral, Compañía, Santiago, Candelaria, Montañés, Palillero, Novena y Ancha, hasta la intersección con San José- presenta algunos inconvenientes de forma generalizada. Como por ejemplo ser demasiado larga, tanto en espacio como en el tiempo que se emplea en recorrerla, lo que provoca que por ejemplo hoy se empleen más de cinco horas en que cuatro cofradías completen su paso desde Catedral hasta San José. Y lo que está provocando que el tramo final de carrera presente una imagen bastante desértica. También se puede reseñar en este repaso genérico la dificultad que el recorrido tiene para los pasos procesionales; especialmente relevante en este aspecto es la estrechez del final de la calle Santiago para desembocar en Candelaria, que obliga a retrasar bastante el tránsito de las hermandades para superar esa dificultad.

¿Y si la carrera oficial de hoy no convence, por qué no se ha cambiado? ¿Qué se ha hecho desde el Consejo de Hermandades por este asunto?

El cambio de la carrera fue uno de los puntos que la permanente que preside Martín José García incluyó en el programa con el que presentaron su candidatura. Pero este objetivo se ha quedado en nada finalmente, después de que el pasado verano comunicara la permanente que cualquier modificación quedaba pendiente de la permanente que resulte elegida en las elecciones que previsiblemente se convocarán en el Consejo para junio.

Sí hay que señalar que García creó una comisión para estudiar posibles cambios, planteándose algunas alternativas de carrera oficial que de momento han quedado en dique seco.

¿Y qué alternativas se plantean al recorrido actual?

Básicamente hay dos opciones que se proponen al referir a este asunto: la primera, de menor impacto, consistiría en invertir el sentido actual, comenzando en Ancha esquina a San José para finalizar en el interior de la Catedral. Esta idea ya se puso en marcha el Domingo de Ramos de 2008, y cobró fuerza tras lo ocurrido el pasado año, cuando muchas cofradías regresaron a sus templos sin completar la carrera tras hacer la estación en la Catedral (que es el momento central de la salida de una hermandad). Plantear esto, a priori, podría conllevar básicamente a modificar algunos lugares en el orden del día, y dificultaría el regreso de algunas hermandades a sus templos (principalmente las que buscan el cruce de Compañía).

La otra opción, mucho más compleja, sería variar el recorrido. Y en este extremo, ha cobrado fuerza en los últimos tiempos la opción de una carrera oficial que empezara en Nueva o San Juan de Dios (que permite la llegada de hermandades por Cristóbal Colón, por San Francisco o incluso por Canalejas, para aquellas que vienen de Santo Domingo, Santa María, Merced o extramuros, por ejemplo) para finalizar en el interior de la Catedral. Y también se plantea una carrera similar pero que finalice en Palillero o en la confluencia de Novena con Barrié (lo que sí permitiría una variedad de alternativas a las cofradías a la hora de iniciar el regreso a sus templos, por Valverde hacia la derecha, por Barrié a la izquierda o por Ancha). Propuestas que incluso se han hecho con una aproximación de horarios y de itinerarios para darle mayor veracidad al planteamiento.

En otros casos se han planteado también alternativas como Canalejas, que sirvió de carrera oficial en la magna mariana del año 2005, o se ha recordado otros recorridos oficiales que hubo años atrás, en los que se incluían calles como Nueva, San Francisco y Columela.

Pese a todas estas vueltas que se le ha dado y se le sigue dando, a día de hoy la carrera oficial sigue siendo una de las grandes asignaturas pendientes de la Semana Santa gaditana. Y por el momento ni el Consejo ni las cofradías han logrado la llave que resuelva este dilema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios