junto al pozo

Algo urgente e ineludible: la formación

DESDE múltiples instancias nos llegan indicaciones que ponen de manifiesto la importancia de la formación.

Formarse supone prestar atención a diferentes factores. En primer lugar, las personas: La exhortación apostólica sobre los laicos cristianos de Juan Pablo II -el Papa de feliz memoria que será beatificado en unos días- señala, como prioridad pastoral, la formación de las personas. En el capítulo quinto se especifican dos aspectos: Uno, descubrir y vivir la propia vocación, en cuanto que "la formación de los fieles laicos tiene como objetivo fundamental el descubrimiento de la propia vocación y la disponibilidad para vivirla en el cumplimiento de la propia misión". El otro se refiere a una formación integral para vivir en la unidad, ya que "en el descubrir y vivir la propia vocación y misión, los fieles laicos han de ser formados para vivir aquella unidad con la que está marcado su mismo ser de miembros de la Iglesia y de ciudadanos de la sociedad humana". Sin embargo, sería reductivo centrarnos sólo en dicho capítulo. Hay que tomar en consideración todo el documento: Identidad del seglar, su índole secular, nuevas fronteras de su compromiso y sus diversas posibilidades de servicio.

En base a ello es necesario establecer itinerarios, es decir, procesos adecuados que conjuguen experiencias y contenidos, secuenciados gradualmente en orden a conseguir esa meta global de la formación. También son importantes los métodos: que ayuden a crecer en la espiritualidad y en la praxis cristiana, y armonicen diversos momentos: vivir, reflexionar, comunicar, celebrar. Al servicio de todo ello se necesitan estructuras que garanticen cuanto nos proponemos.

Formarse es, pues, una exigencia para la fidelidad, el discernimiento y las opciones. Una tarea urgente e ineludible de nuestras hermandades y cofradías. Esta formación con clara identidad cristiana es imprescindible para escribir el presente y el futuro de nuestro servicio apostólico a la Iglesia y a la sociedad. Tenemos personas, ideas, medios y estructuras… ¿a qué esperamos?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios