"Me decían que era una locura porque era un mundo de hombres"

  • Es la única mujer portuense desempeñando esta figura tan importante dentro de las cofradías

  • Es la segunda de la hermandad del Santo Entierro

Lucía proviene de una familia muy ligada a la hermandad y sus ascendientes ya ocuparon su puesto actual. Lucía proviene de una familia muy ligada a la hermandad y sus ascendientes ya ocuparon su puesto actual.

Lucía proviene de una familia muy ligada a la hermandad y sus ascendientes ya ocuparon su puesto actual. / fernández hortelano

¿desde cuándo es miembro de la hermandad del Santo Entierro?

-Desde pequeña, entre 1972-1973 fue cuando mis padres me hicieron miembro de la hermandad, ya que hay que tener en cuenta que es una hermandad que está muy ligada a mi familia. Mi abuelo José Luis Osborne ya fue hermano mayor de la misma, además de hermano mayor Honorario, mi abuela Ángeles fue vestidora de la Virgen, mi padre y mi primo Ricardo también fueron hermanos mayores. Digamos que ha sido un vínculo bastante estrecho. Además todos mis hermanos son miembros de la hermandad, incluidos mis quince sobrinos que también son hermanos. Para mí y mi familia durante el Viernes Santo se viven momentos muy bonitos e incluso de auténtica locura, ya que todos los primos se visten en casa y salimos todos juntos a la calle.

-¿Cuándo tomó la decisión de ser hermana mayor?

-La decisión de ser hermana mayor fue bastante meditada. Hace poco en nuestro Cabildo hubo votaciones, la hermandad había acabado de pasar su 450 aniversario, donde colaboraron miembros de la Junta de Gobierno y hermanos. Fue un año muy duro de celebración y además yo creo que la gente estaba un poco saturada de tantas celebraciones. Cuando llegaron las elecciones no había candidato y existía la posibilidad de que la hermandad cayera en la inactividad y cerrarla sin opción a gestora local, ya que esta medida se aplica cuando hay problemas internos en la hermandad. El que cerrase una hermandad de 450 años me parecía una injusticia, así que hablé con Alfonso Ossorio, que era el hermano mayor, y fue él quién me empujó a ello.

-¿Cuáles fueron las reacciones de su familia y amigos?

-Cuando tomé la decisión solo se lo dije a mi madre y ella como madre, además de hermana de esta cofradía, se siente muy orgullosa. También sé que mi padre disfrutaría al verme como hermana mayor, ya que falleció el año pasado, y siempre recuerdo que se metía mucho conmigo cuando trabajaba por la Hermandad, ya que me decía "Lucía, que no vas a heredar la hermandad". También hubo gente que me decían que era una locura porque este era un mundo de hombres, muy complicado, donde ha habido muy pocas mujeres a nivel de hermano mayor, aunque haya habido en la hermandad de la Patrona y en la Humildad y Paciencia. Yo sería la segunda en la hermandad, ya que la primera data de 1700 pero no se sabe muy bien el contexto histórico que se vivió.

-¿Ha sufrido algún micromachismo durante este tiempo?

-Para nada. En el Consejo de Hermanos Mayores soy una más. Aunque al principio imponía ser la única mujer, la verdad que tanto en mi hermandad como en El Consejo de Hermandades me han acogido con los brazos abiertos.

-¿Hay alguna anécdota peculiar como única hermana mayor?

-Pues de momento no he tenido ninguna anécdota. A lo mejor porque también llevo sólo cinco meses. Pero sí que es verdad lo que me advirtieron, que ya pocos me llamarían Lucía y mi nombre pasaría a ser 'la hermana mayor'. Y así ha sido. Ahora los hermanos me ven por la calle y aunque me conozcan y sepan mi nombre, dicen: "mira ahí va la hermana mayor".

-¿Cuáles son los objetivos actuales de la hermandad?

-El primero es este Viernes Santo (ríe), luego durante estos cuatro años de mandato pretendo dar solución a la Casa de Hermandad, ya que cuando se hicieron las aulas parroquiales tuvimos que mudarnos a un local, donde queda enfrentarnos a su último pago. Una vez saldado, ya podremos realizar la restauración de los pasos. Además también nos gustaría adquirir el local colindante que ahora mismo está en alquiler para que contemos con un espacio más grande en el que podamos desarrollar las actividades de la hermandad todos juntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios