¿Hay cargadores suficientes para los 22 pasos de la Magna?

  • Seis capataces ofrecen su particular visión de las principales dificultades de cara a la maratoniana jornada del Sábado Santo · Quejas generalizadas al traslado matinal

Comentarios 4

Desde que se conoció de forma oficial que en la Magna de 2012 iban a participar un total de 22 pasos, el gremio de capataces empezó a darle vueltas a la necesidad de contar ese día con muchos hombres para portar los misterios. Nada menos que entre 1.400 y 1.600, que son las cifras que se vienen barajando desde hace meses. Pero, ¿hay cargadores suficientes en Cádiz para los 22 pasos de la Magna? Es la pregunta que todos se vienen haciendo y para la que los capataces consultados por Diario de Cádiz han aportado diferentes puntos de vista. Hay una coincidencia casi generalizada en lo poco beneficioso que será para los cargadores las cuatro o cinco horas de parón entre el traslado matinal de los pasos a la Catedral y el inicio de la Magna, previsto para poco después de las tres de la tarde.

Manuel Ruiz Gené, Francisco Álvarez (Humildad y Paciencia), Joaquín Cortés (Despojado), Tomás Martín (Jesús de la Paz), Gerardo Navarro (Las Aguas) y Juan Pablo Estévez (Descendimiento) analizan las principales trabas que han existido a la hora de planificar la procesión Magna desde el punto de vista de la carga.

Recurriendo al ingenio

Manuel Ruiz Gené no sacará ningún paso el próximo Sábado Santo, pero de alguna manera se ha sentido involucrado en los preparativos cuando le han solicitado ayuda por parte de otros capataces para completar algunos huecos bajo los pasos. Ruiz Gené es de los convencidos que se ha tenido que echar mano de ingenio para que no falten cargadores. "En la ciudad no hay suficientes para los veintidós pasos. De hecho, el misterio del Descendimiento lo saca gente de Puerto Real. Aparte, sé que en otros pasos irán gente de Conil, Chiclana y Alcalá de los Gazules". No le sorprende esta situación, que entiende como "normal" y está seguro que "algunas cuadrillas estarán justas de gente". "Si yo hubiera salido con Piedad -paso del que es capataz-, me hubiera costado mucho trabajo cerrar la cuadrilla".

Recuerda con algo de preocupación que "salen pasos de envergadura", de ahí a que "tengan que llevar gente de más". Lo que mayor inquietud levanta en el responsable de los pasos de la Piedad y la Caridad, es el intervalo de horas entre el final del traslado matinal y el inicio de la procesión. "Es peligroso. Creo que los pasos deberían llegar y acoplarse del tirón. No estoy de acuerdo con la forma y pienso que no ha sido muy lógica", finaliza Ruiz Gené.

Faltan cargadores

Francisco Álvarez tendrá el Sábado Santo la responsabilidad del martillo del Señor de la Humildad y Paciencia, y en su caso se puede considerar un privilegiado porque sólo se le caen tres cargadores para la Magna, respecto a los que salieron ayer. "Me han fallado sólo tres cargadores. Hay dos que son de Columna y uno de El Perdón, y es algo que he respetado para que el Sábado salgan con su hermandad". Este joven capataz piensa que "todo va a ir bien; algunos pasos irán completos, otros con menos gente, pero no habrá problemas". "Esto no quita que yo sepa que en mi caso el Sábado Santo no va a ir como el Domingo de Ramos. Es lógico porque todos vamos a sufrir en la Magna".

Cifra el número de cargadores necesario "entre mil quinientos y mil seiscientos, y creo que no hay cargadores en Cádiz para llegar a esa cantidad". "Precisamente llevo el Domingo de Ramos gente de otras ciudades que sólo vienen a Cádiz ese día a portar al Señor. Y Descendimiento lleva gente de Puerto Real. En Cádiz no hay gente para sacar a la vez tantos pasos".

Y expone su parecer y la decisión adoptada con las horas entre el traslado y la salida de la Magna. "Yo sé de cuadrillas que optan por hacer una convivencia, pero yo prefiero que cada uno haga lo que quiera y esté con la familia".

La organización

Tomás Martín, uno de los capataces de la cuadrilla de los hermanos Martín, estará el sábado al frente del paso de Jesús de la Paz (La Borriquita). Afronta el reto "sin problemas", lo que tiene mérito porque su hermano, Francisco, saca el misterio de Cigarreras. "La gente que nos ha faltado la hemos sacado del palio de la Esperanza (Cigarreras)". Y en el caso de La Paz, apunta, "ha venido gente del grupo joven de la hermandad que deseaban cargar y la hemos metido para la Magna". Reconoce que en otros pasos pueden existir dificultades. "Sé que hay otras cuadrillas con problemas, pero al final la gente va mentalizada de lo que le espera. De todas formas -añade-, hay cuadrillas que se equivocan con pensar más en el Sábado Santo que en su día de salida". Tomás Martín no quiere dejar nada a la improvisación y explica cuál es el programa para el traslado matinal del sábado. "Salimos a las ocho menos cuarto de la mañana y a esa hora no hay ganas ni cuerpo para meterse debajo de un paso. Vamos a quedar temprano y haremos unos ejercicios físicos para prepararnos".

Presume de la presencia de cargadores de la provincia. "Llevo cuatro o cinco años contando con gente de Conil. Precisamente los de la Borriquita de allí van a salir aquí con la Borriquita en la Magna". Dice que "es complicado tener a todos los cargadores de la misma ciudad" y saca su lado más crítico hacia el gremio al lamentar que "hay capataces que llevan tres cuadrillas y otros que le faltan cargadores. Echo en falta un poco de solidaridad", apostilla. Y no se sale de esta línea para hablar de las horas que habrá entre el traslado del paso para la exposición de Catedral y el arranque de la procesión por la tarde. "Me parece una tontería porque la exposición está en la calle. Lo que pasa que es más fácil salir desde la Catedral. Somos los mulos de carga y no se nos consulta nada, Sólo nos avisan para prohibiciones", concluye.

Desde San José

Joaquín Cortés, al frente del Despojado, es uno de los capataces con un mayor reto al tener el recorrido de ida más largo. "Hemos tenido suerte porque para la Magna hay ocho que no salen y se han cubierto esas bajas sin problemas. Vamos a llevar dos cuadrillas". Admite que ha recibido la  llamada de otros compañeros "preguntándome por sitios muy concretos, tales como espejos, pateros... Por encima de que falten o sobren cargadores, me quedo con la ilusión de la gente después de treinta años sin Magna. Muchos de los que vamos a participar no vimos la anterior". Y le preocupa que "alguno pueda tener problemas". "Creo que alguna hermandad ha decidido recortar el itinerario tras acabar la Magna porque quizá no se fía". Su solución para las horas muertas tras el traslado matinal es contundente: "La gente, a casa a descansar aunque sean tres o cuatro horas, que el cuerpo lo agradece".

Los mejores deseos

Gerardo Navarro estará en el Santo Entierro Magno al frente del enorme paso del Cristo de las Aguas, aunque lo hará con la tranquilidad que supone para Hermanos Cirineos disponer prácticamente de cuatro cuadrillas (las dos de la hermandad de Las Aguas y las dos de Sanidad). "Este año manejamos cuatro cuadrillas, con cerca de 300 hombres. En mi caso llevo a cargadores de más que sólo van en la Magna. Llevaremos ese día 130 hombres". El afamado capataz gaditano es de los convencidos de la mejor respuesta de todas las cuadrillas ante la gran prueba que supondrá tener al mismo tiempo 22 pasos por las calles de la ciudad. "Creo que no habrá problemas. No salen los palios y se puede completar con gente de esos pasos".

Gerardo Navarro considera normal que el sábado pueda existir algún problema en forma de sufrimiento. "Después de una semana entera cargando puede ser normal que en la Magna se sufra algo más, pero insisto en que los hombres de palio van a ayudar a cubrir esos huecos", explica.

Y se muestra menos crítico con las horas entre el traslado matinal y el inicio de la procesión vespertina, apelando a la cercanía de Santa Cruz con la Catedral. "Nosotros en Las Aguas tenemos un tramo corto de nuestro templo de salida a la Catedral. Entiendo que otras cofradías tengan más problemas al venir de más lejos. Luego -añade-, el parón no es malo si se dosifica le gente. Tenemos que partir de que esto se ha organizado de la mejor manera posible y entre todos debemos ayudar. La Magna se lleva organizando desde hace mucho tiempo y eso hay que valorarlo. Por mi parte, le deseo lo mejor a todos los capataces y sus cuadrillas", concluye.

De la villa a San Lorenzo

Juan Pablo Estévez, capataz del Descendimiento, es uno de los más innovadores de cara a la Magna, ya que casi la mitad de los hombres que caben bajo el paso será procedente de algunas cuadrillas de Puerto Real . "Van unos 30 hombres de Puerto Real. Fue una oportunidad buena que me llegó a través de un compañero de trabajo", agregando totalmente convencido que "no hay en Cádiz tantos cargadores para cubrir la Magna". Se muestra optimista con la respuesta que dará la cuadrilla el Sábado Santo. "La gente ha formado una buena piña y está muy ilusionada por llevar un paso enorme y precioso. Esa ilusión la he visto en las reuniones. Eso no quita que sepamos que se va a sufrir porque es normal con el peso de este misterio". No le preocupan las horas de espera hasta la salida de la Magna. "La gente de Puerto Real tendrá su autobús para volver a casa y descansar hasta que regresen para empezar la procesión. Los demás descansarán en Cádiz", finaliza Estévez.

Los 22 pasos que participarán en el Santo Entierro Magno tendrán una seria prueba el sábado. Es indiscutible que capataces y cargadores han recurrido a todo lo que han tenido a su alcance para estar a la altura de una gran jornada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios