Semana Santa a medias

  • Ha sido una de las semanas santas con menor número de cofradías en la calle en los últimos años. De lo poco que ha podido verse en la calle, ha destacado la incorporación de Sanidad al Martes Santo, la vuelta de las cofradías al Mercado Central o el descubrimiento del Paseo Marítimo como espacio para el paso de cofradías

Ha sido una de las semanas santas con menor número de cofradías en la calle en los últimos años. Muchos eran los estrenos previstos, muchas las horas dedicadas durante el último año para preparar una estación de penitencia que desde el Jueves Santo se suspendió en la casi totalidad de hermandades. Más de un año había transcurrido entre la Semana Santa de 2010 y la de 2011; y la lluvia truncó las jornadas del Jueves, Madrugada y Viernes Santo.

De lo poco que ha podido verse en la calle, ha destacado la incorporación de Sanidad al Martes Santo, la vuelta de las cofradías al Mercado Central o el descubrimiento del Paseo Marítimo como espacio para el paso de cofradías, tras la buena experiencia del Despojado en su camino de ida a Catedral. En el lado contrario, ha sorprendido este año la no salida del Nazareno de Santa María, que al parecer llevaba más de ochenta años sin faltar a la cita del Jueves Santo; así como las decisiones de Descendimiento y Siete Palabras ante los negativos partes meteorológicos, que se saldó con un fuerte chaparrón que afectó a todo el cortejo de Descendimiento y del que finalmente se salvó Siete Palabras en su recorrido solitario por las calles de la ciudad el Viernes Santo.

el tiempo

Un año más ha vuelto a ser la nota predominante de la Semana Santa, en esta ocasión con un protagonismo excesivo, al haber truncado las jornadas del Jueves, Madrugada y Viernes Santo y dejar en casa a nada menos que diez hermandades de las 31 (incluyendo a Ecce Mater y El Resucitado) que tenían previsto salir a la calle.

En líneas generales, hay que destacar la madura respuesta y decisión de las juntas de gobierno ante los pronósticos de lluvia; la mayoría de ellas optó por no arriesgar el patrimonio quedándose en sus templos. Y las que decidieron salir pese a la lluvia, la peor parada fue Descendimiento, que sufrió fuertes chaparrones cuando se encontraba en Hospital de Mujeres, tal y como pronosticaban (con un 75% de posibilidades) los partes meteorológicos.

La ciudad

La Semana Santa de este año descubrió nuevos espacios cofrades o recuperó otros por los que hacía años que no se pasaba. Así, el Despojado demostró que el Paseo Marítimo es una opción tan válida, o incluso más, que la Avenida o que García Carrera para llegar al casco histórico; el paso por Fernández Ladreda sin tráfico y con el mar de fondo fue más que lucido en la jornada del Domingo de Ramos. Y el exterior del renovado Mercado Central también volvió a albergar cortejos procesionales, en una imagen que no se producía desde 2008.

Asignatura pendiente de la ciudad sigue siendo la reforma de la carrera oficial. Los palcos de Catedral y de Palillero dejan un pasillo bastante ancho para el paso de cofradías, lo que puede enfriar un poco el tránsito de penitentes y pasos procesionales. La plaza de Candelaria urge de la instalación de unas gradas o, cuanto menos, unas vallas que impidan el tránsito de personas por medio de los cortejos. Y la tribuna oficial del Palillero sigue siendo todo un despropósito, toda vez que en la mayoría de ocasiones durante la semana son muchas las sillas reservadas que no se ocupan y que impiden el acceso a este punto de la carrera oficial de otras personas. Palillero podría ser otra de las zonas donde se habilitaran gradas que ampliaran la presencia de público.

Otro punto relacionado con la ciudad es el de los recorridos establecidos por las cofradías. Aquí llama especialmente la atención la jornada del Miércoles Santo, en la que las cuatro cofradías realizan prácticamente el mismo itinerario, lo que resta movilidad a la jornada y propicia el asentamiento de sillas y el aparcelamiento de las aceras.

Las cofradías

En líneas generales las hermandades que han podido realizar estación en la Catedral lo han hecho de forma muy lucida. Con unos cortejos generalmente más poblados que en años anteriores (sorprende el escasísimo número de capirotes en Siete Palabras) y multitud de detalles, el patrimonio, la estética y el sentido de las salidas procesionales sigue avanzando a pasos agigantados en la Semana Santa de Cádiz.

A ello se ha unido que la carga ha cumplido a la perfección su cometido en la práctica totalidad de los pasos y que la música que ha acompañado también ha sido de calidad. En este sentido, han destacado las cuadrillas de Borriquita, Despojado, Caridad, Virgen de la Salud o Cigarreras y las bandas gaditanas (Rosario, Polillas y Sagrada Cena), junto a la portuense del Maestro Dueñas, a la malagueña de cornetas y tambores del Rosario o la de Gailín de Puerto Serrano.

Los exornos florales también han sido muy lucidos, volviendo a predominar el clavel tanto en los misterios y palios, con la inclusión de alguna que otra especie (como las rosas del palio de Piedad o el azahar del de La Palma).

imágenes

La muy particular Semana Santa que acaba de finalizar (aunque prácticamente acabó en la noche del Miércoles Santo) ha dejado destacadas imágenes tanto de lo que se ha visto en la calle como de lo que no ha podido salir.

Así, 2011 se quedó finalmente sin Madrugada del Viernes Santo; después de tantos meses de análisis y debates en torno a esta jornada que este año se iba a desarrollar con sólo dos hermandades (Descendimiento y Perdón), finalmente la experiencia deberá quedar postergada para 2012, salvo que a lo largo del año que empieza mañana se produzcan más novedades que afecten a esta crítica jornada.

La de este año también ha sido la Semana Santa en la que no procesionó la imagen del Nazareno. Hasta ahora, el devoto titular de Santa María había salido sí o sí; una decisión que en estos tiempos y con el patrimonio que tiene la cofradía carece de sentido. La junta de gobierno de esta cofradía utilizó la cordura el pasado jueves y decidió no salir a la calle, lo que también ha dejado a la ciudad sin ver nuevamente al Regidor Perpetuo sobre el paso de la Patrona. Una imagen que a priori no se repetirá ya que la previsión es que el próximo año procesione sobre su propio paso, que ya se está restaurando en el taller de Juan Carlos García.

Junto al Nazareno, tampoco procesionó por las calles gaditanas la imagen de Medinaceli, que iba a lucir monte de lirios morados en lugar de claveles rojos; ni el Crucificado de Buena Muerte, otra de las imágenes con mayor devoción que en la noche del Viernes Santo iba a realizar su primera salida tras la restauración de Sánchez Peña.

Sí se ha visto, en el lado contrario, al titular de Sanidad con túnica bordada, a los pasos de Borriquita, Sagrada Cena o La Palma con más dorado (al estar inmersos en procesos de ejecución o de restauración), a las nuevas túnicas de Sentencia o El Caído, a las primeras de estas nuevas túnicas de Humildad o a los capirotes de terciopelo rojo de Borriquita; nuevos hábitos que en todos los casos mejoran sensiblemente la presencia del cortejo en la calle.

Por delante queda ahora casi un año para presenciar todas las imágenes que este año se han quedado sin procesionar y para descubrir nuevos estrenos que ya plantean las cofradías, continuando así con la progresiva mejora de la Semana Santa. Todo queda pendiente para 2012, que está llamado a ser el gran año de las cofradías. El año de la magna. El año del Bicentenario. Para ello quedan ahora 343 días.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios