Lunes Santo

Prendimiento

  • Antes de que se abrieran las puertas del Carmen, una hermana del Prendimiento dio lectura a una hermosa poesía dedicada a los tres Titulares de la hermandad, Jesús en su Prendimiento, la Virgen del Patrocinio y Beato Diego José de Cádiz

En el interior de la iglesia del Carmen se palpaba en el rostro de los miembros de la junta de gobierno del Prendimiento el miedo a repetir lo sucedido hace dos años, cuando otro Lunes Santo de inestabilidad meteorológica se llevó por delante la procesión de esta hermandad, ya que en aquel aciago 2010 se quedó sin procesionar. “Esto no puede volver a ocurrir dos años después, otra vez no, por Dios”, se escuchaba en boca de los hermanos más allegados a la corporación.

Desde antes de las cuatro de la tarde la junta de gobierno, de la que es hermana mayor Rosa María de la Jara, permanecía reunida dando vueltas a todos los partes meteorológicos y realizando las últimas consultas telefónicas antes de tomar una decisión. Difícil decisión para una hermandad que también sufre la crisis económica y humana, dos aspectos que castigan a muchas cofradías. Veinte minutos antes de la hora prevista, De la Jara, algo nerviosa, comunica la noticia más esperada. “Hemos decidido salir y espero que no nos hayamos equivocado. Dios lo quiera así”, manifestaba la hermana mayor, que antes de que se abrieran las puertas del templo envió desde el altar mayor un mensaje muy claro: “Sólo pido la colaboración de todos si sucede algo. Que no nos traicionen los nervios”.

Antes de que se abrieran las puertas del Carmen, una hermana del Prendimiento dio lectura a una hermosa poesía dedicada a los tres Titulares de la hermandad, Jesús en su Prendimiento, la Virgen del Patrocinio y Beato Diego José de Cádiz, que acabó entre lágrimas y que fue recibida con un fuerte aplauso. De manera puntual las primeras filas de nazarenos, en menor número de lo que desearía esta hermandad, alcanzaron la Alameda Marqués de Comillas y tras éstas se alzó el paso de misterio después de dar la primera levantá un hermano “que quiere al Cristo una barbaridad”, como dijo el capataz, Miguel Ángel Ramírez, quien repartió dosis de cariño y ánimos a sus cargadores, que realizaron una correctísima maniobra de salida. Antes, el paso se movió por las naves centrales del templo a los sones de Jesús en su Prendimiento, mientras que una vez en la calle sonó Prendido en Getsemaní. En la presidencia, la habitual representación de La Borriquita y El Perdón.

Con la marcha Victoria del Patrocinio Gaditana, el paso de la Dolorosa se acercó hasta la puerta del templo, donde se recogieron las patas para poder bajarlo y superar la salida.

Paco Palos, el capataz, se emocionó con su Virgen del Patrocino de nuevo en la calle.

Lo más negativo de la salida fue que cayeron unas leves gotas que apenas se notaron, y por el contrario, lo llamativo es que en la banda conileña que acompañaba a Patrocinio tocaba José Manuel García Pulido, director de la banda de Gailín, que hoy acompaña a la Virgen de la Salud.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios