Las Penas

  • En la presidencia del cortejo, tanto delante del paso del Cristo como el de la Virgen, destacó una nutrida representación militar, estando al frente de la misma el teniente Jesús Álvarez Puente y el sargento José Ramón Cué.

Comentarios 1

LAS PENAS   

La tranquilidad en el interior de la iglesia de San Lorenzo fue la nota predominante en la antesala a la salida de la archicofradía. El retraso acordado para efectuar la salida sirvió para una profunda reflexión después de un año que no ha sido fácil en el seno de la hermandad. Y de esa calma fueron testigos directos el actual hermano mayor, Jesús Carmona, y hermanos de peso como Francisco Moscoso, Miguel Ángel Novo, Juan Manuel Alcedo, José Manuel Romo... y tanto otros que deben significar mucho en la historia reciente de la corporación. Todos ellos con el hábito. Dando ejemplo.

Jesús García Cornejo, párroco del templo y director espiritual de la archicofradía, incidió en la oración previa a la salida "en la necesidad de recordar las difíciles situaciones económicas en Cádiz, para que pidamos por algún familiar en esa situación". El momento más emotivo sólo lo presenciaron los hermanos y las personas presentes en el interior del templo, ya que antes de abrir las puertas el paso del Cautivo se elevó sobre los hombros de sus cargadores mientras desde el coro de la iglesia la banda de música Enrique Galán interpretaba Jesús de las Penas. Las lágrimas se escaparon por los ojos de muchos hermanos, quizá recordando en ese momento el difícil año vivido. Una vez en la calle sí hubo una diferencia notable respecto a otros años, ni mejor ni peor pero notable, al acompañar al Señor una agrupación musical cuando lo tradicional en los últimos tiempos era una banda de cornetas y tambores.

En la presidencia del cortejo, tanto delante del paso del Cristo como el de la Virgen, destacó una nutrida representación militar, estando al frente de la misma el teniente Jesús Álvarez Puente y el sargento José Ramón Cué.

A las siete y veinte de la tarde el palio rojo de la Virgen de la Caridad alcanzó la calle Sagasta, tras una perfecta maniobra de la cuadrilla de Ruiz Gené. La marcha La Caridad de Tus Penas fue la primera que sonó tras el palio. El público aplaudió con devoción la pasión de unos cargadores que regalaron unos mecidos muy elegantes que aportaron grandeza a este paso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios