Jueves Santo

Jueves Santo negro

  • Ninguna de las cuatro cofradías pudo procesionar ayer por el mal tiempo · Afligidos y Nazareno anunciaron su decisión bastante tiempo antes de la hora de salida y Medinaceli esperó al último momento

Comentarios 73

El Lunes, Martes y Miércoles Santo (a excepción de la cofradía de Ecce-Homo) se salvó, siendo Cádiz prácticamente la única ciudad que rozó el pleno de cofradías en la calle. Pero la jornada de ayer resultó todo lo contrario: las cuatro cofradías de la tarde se quedaban en casa, ya que los partes meteorológicos eran contundentes y daban una altísima probabilidad de lluvia.

Desde hace varios días la previsión era más que conocida; y las informaciones no cambiaron en la jornada de ayer. Durante prácticamente toda la mañana la lluvia no cesó en la capital. Y a las dos y media de la tarde los hermanos mayores mantuvieron un primer encuentro con el Consejo de Hermandades para cotejar los partes meteorológicos.

En función de las informaciones disponibles, la cofradía de Afligidos fue la primera en comunicar, a eso de las cuatro de la tarde -dos horas antes del inicio de su estación de penitencia-, que no realizaría su salida. Y media hora después anunciaría la misma decisión la junta de gobierno de Oración en el Huerto. Las otras dos hermandades del día tenían algo más de margen, pero viendo que la previsión no variaba, el Nazareno optó por renunciar también a su salida a eso de las siete menos cuarto de la tarde (su salida estaba prevista a las ocho y media).

La última en dar a conocer la decisión de su junta fue Medinaceli, que esperó casi hasta el último momento para dar por imposible que su cortejo procesional partiera desde Santa Cruz hasta la Catedral. Eran las ocho y cuarto -unos minutos después de que el Consejo comunicara la decisión- cuando el párroco de Santa Cruz, Balbino Reguera, anunciaba a los hermanos que Medinaceli tampoco saldría a la calle. En ese momento, el Jueves Santo quedaba totalmente huérfano de hermandades en la calle, tal y como estaba ocurriendo en la mayor parte de las localidades andaluzas.

Pese a que el tiempo era más que inestable, las malas previsiones se confirmaron y dieron la razón -lo mejor que puede pasar en aquellos casos en los que una junta decide no realizar su salida procesional- a las cuatro hermandades. Así, si en torno a las cinco de la tarde el día abrió y el sol se apoderó del cielo, prácticamente sin nubes, a las ocho se nubló notablemente y momentos después dio paso a unas gotas que se torcieron en un chaparrón que confirmaba los pronósticos. Y curiosamente, momentos después volvía a clarear la tarde, aunque la previsión es que las lluvias volvieran a hacer acto de presencia conforme avanzara la noche, e incluso empeorando en plena madrugada.

El Jueves Santo se quedaba este año 2011 sin cofradías en la calle. En la Madrugada, Descendimiento y Perdón dejaron la decisión hasta última hora. De hecho, a las once y media de la noche el hermano mayor de Descendimiento, Jacinto Salas, anunció la salida para la hora prevista pero con el objetivo de llegar a Catedral y regresar a San Lorenzo, mientras que Perdón no lo iba a decidir hasta la una y media.

sigue la inestabilidad

Estas previsiones que mandaron en la tarde-noche de ayer seguían siendo igual de negativas para el día de hoy. Así, la Agencia Estatal de Meteorología pronosticaba anoche un 95% de riesgo de lluvias. Sin embargo, en el portal windgurú (muy consultado por los cofrades estos días) pronosticaba a eso de las diez de la noche una mejoría para esta tarde a partir de las cinco. Por tanto, la inestabilidad predominará también en todo el día de hoy, dificultando la labor de las juntas de gobierno, que tendrán que optar entre desafiar a la lluvia o confiar de los pronósticos, muy variables en las últimas horas.

Afligidos

A las cuatro de la tarde anunció la cofradía que no realizaría su estación de penitencia. Y eso hizo que muchos de los hermanos acudieran a San Lorenzo a la hora prevista pero sin la túnica y el capirote. Lo que se desarrolló en el interior del templo, en lugar de los preparativos de la salida, no podemos conocerlo porque la corporación impidió el acceso a los redactores de distintos medios de comunicación, hasta que las puertas se abrieron diez minutos después de las seis de la tarde.

El Huerto

La tristeza se apoderó de la capilla que tiene la hermandad de Oración en el Huerto junto a la iglesia de San Severiano cuando pasadas las cinco de la tarde su hermano mayor, Fernando Reyna, comunicó que la estación de penitencia quedaba suspendida. "Los riesgos de lluvia son del noventa por ciento y nos quedamos en casa. Lo hacemos por el bien de la hermandad y si Dios quiere estaremos todos aquí el año que viene".

Las marchas Nuestro Padre Jesús de la Victoria; Redención, Pasión y Amargura; y Gitano de Sevilla, para el Señor, y Mi Amargura; Lágrimas de San Severiano; y Patrona, Señora y Madre; para la Virgen, cerraron antes de lo previsto el Jueves Santo en San Severiano.

Medinaceli

La hermandad de Santa Cruz, que iba a estrenar su salida en la tarde del Jueves Santo, fue la última en tomar una decisión. Y eso propició que el interés se centrara en el barrio de El Pópulo, cuyas calles se llenaron de público a la espera de ver si las puertas de la Catedral Vieja se abrían o no.

En el interior del templo, los hermanos de Medinaceli iban organizando el cortejo con aparente normalidad. Miembros de la junta anunciaban que iban a esperar hasta las ocho de la tarde para tomar la decisión definitiva. Los tramos de hermanos iban tomando forma en las naves de Santa Cruz, la penitencia también se iba colocando, los cargadores se preparaban y los pasos lucía encendidos (el del Señor Cautivo con lirios morados, una novedad que tampoco pudo verse en la calle este año).

Finalmente, a las ocho y cuarto de la tarde, el párroco de Santa Cruz, Balbino Reguera, era el encargado de comunicar la decisión de la junta. La cofradía tampoco realizaría estación en la Catedral, ya que en ese momento caía un chaparrón fuera del templo. En su lugar, los hermanos rezaron un particular vía crucis, a la vez que las puertas se abrieron para que el público concentrado fuera pudiera ver los pasos.

Nazareno

La junta de gobierno de la cofradía del Nazareno decidió suspender la estación penitencial después de consultar los partes meteorológicos que reflejaban un 85 % de riesgo de lluvia a partir de las nueve de la noche y también al compromiso adquirido con la archicofradía del Rosario que les cedió hace dos años el paso de la Patrona hace dos años de no procesionar con un 30% de posibilidades de precipitaciones.

La alcaldesa Teófila Martínez y concejales de PP y  PSOE, así como el exministro gaditano José Pedro Pérez-Llorca, con el responsable de la Oficina Municipal del Bicentenario, Enrique García-Agulló, y los agentes de la Guardia Civil que iban a escoltar los pasos, fueron testigos de este anuncio, histórico en la corporación de Santa María.

La penitencia, los hermanos que iban a a procesionar y las dos cuadrillas de cargadores rezaron las 14 estaciones del vía crucis, que dirigió desde el altar mayor el director espiritual de la cofradía, Marcelino Martín. Durante los cultos una señora sufrió un desvanecimiento, siendo atendida por el doctor José Manuel Romero Freyre, miembro del Consejo de Hermandades, y efectivos de Cruz Roja.

Posteriormente se abrieron las puertas de Santa María, donde gran cantidad de personas aguardaban para rezar ante los titulares de la hermandad.

Por la mañana, con la imagen del Nazareno en su paso ocupando el altar mayor, se celebró el acto de entrega del bastón de mando por parte de la alcaldesa al que es Regidor Perpetuo. Pese a la lluvia, numerosas personas llenaban la iglesia cuando Teófila Martínez colocó el bastón en el frontal del paso de misterio y seguidamente Pepi la de Ignacio cantó un año más la primera saeta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios