"Escribir sobre la Semana Santa no me ha costado, sale de dentro"

  • El hermano mayor de Vera-Cruz anuncia un pregón "sin acritud ni denuncia"

Ha llegado su hora. Mañana se subirá a las tablas del Falla para exaltar la Semana Santa de Cádiz. La que conoce de primera mano desde hace muchos años y que ahora disfruta como hermano mayor de Vera-Cruz. Miguel Ángel Morgado Conde afronta la misión como pregonero de la Semana Mayor gaditana con tranquilidad, muy ilusionado y "con muchas ganas de que llegue el momento". Estas son sus sensaciones en las horas previas de la gran cita de mañana.

-¿Cómo ha sido el proceso de elaboración del pregón?

-Empecé tarde a escribirlo, porque me lo dijeron en octubre. Me lo he tomado con mucha tranquilidad y eso me ha servido para conocer más a las cofradías y fijarme en detalles que me habían pasado desapercibidos. Lo he hecho sin bulla, sin prisas.

-¿Cómo va a ser ese pregón?

-Será en prosa prácticamente entero, salvo algunos reflejos poéticos. He procurado definir la Semana Santa; las estampas que se pueden ver esos días en la calle, como si fueran acuarelas. Creo que el pregón debe ser eso, un cántico a la Semana Santa. Será un pregón sin ningún tipo de acritud ni de denuncia; ya nos critican muchas veces desde fuera como para también criticar nosotros en el pregón.

-¿Qué es lo que más le ha costado a la hora de escribirlo?

-Lo que me ha costado no. Lo que más me ha preocupado es que todas las cofradías se sientan igual, que encuentren en mis palabras un momento de ilusión. Pero escribir sobre la Semana Santa realmente no me ha costado. Después de tantos años en las cofradías sale de dentro. Este año cumplo 39 años como militante de las cofradías. Lo tengo muy claro.

-¿Está satisfecho con el resultado?

-Yo sí. Espero que guste. Cada pregonero tiene sus formas de decir las cosas, cada pregón es distinto. Y el mío espero que guste.

-¿En qué momento de su vida le ha llegado el pregón?

-En el momento adecuado. Primero porque estoy viviendo los años más bonitos como cofrade por ser hermano mayor. Ya lo fui antes, pero por la dimisión del que era hermano mayor. Ahora, la cofradía está consolidada, tiene muy claros los ideales, su carisma y lo que quiere hacer. Estamos viviendo los momentos más dulces de la Vera-Cruz. Y estoy muy feliz porque anímicamente creo que es el mejor momento para cantar la Semana Santa. También creo que éste era el Consejo adecuado para un pregonero como yo. Cada Consejo tiene sus formas de ver las cosas, y el de ahora coincide mucho con mi forma de entender la Semana Santa.

-¿Cómo ha sido esta Cuaresma para usted?

-Ha sido distinta. Está siendo muy bonita. He sentido que el pregón ha sido un regalo no solamente para mí sino para mi hermandad. Lo estamos viviendo con mucha ilusión. Cada día que estamos en San Francisco o en la casa de hermandad tenemos muy presente el pregón. Es una Cuaresma muy especial, con unas connotaciones distintas.

-¿Y cómo es la Semana Santa de Miguel Ángel Morgado?

-Yo siempre digo que la Semana Santa es bonita en cualquier sitio, siempre que haya un alma con sensibilidad. Este año me voy a quedar todos los días en Cádiz, porque creo que es una forma de devolver el regalo del pregón a la ciudad y a todas las cofradías. Otros años voy a Sevilla, a Jerez o a otros sitios a ver la Semana Santa. Pero este año estaré recorriendo las calles de Cádiz todos los días.

-¿Qué supone que el pregonero sea además hermano mayor de una cofradía? ¿Se notará eso en su exaltación?

-Hombre, la voz del pregonero es la voz de un hermano mayor. Y si eso tiene algún matiz puede que se note. No lo sé. A los hermanos mayores nos preocupa cuidar la Semana Santa, nuestras cosas, nuestra gente... Y eso a lo mejor se ve en el discurso. Pero ya me lo diréis vosotros. Es que ser hermano mayor es totalmente distinto. Yo te puedo decir, por ejemplo, que el pasado Lunes Santo sufrí como nunca antes lo había hecho por la lluvia. Son momentos en los que te echas la cofradía a las espaldas. Y esa preocupación especial que debemos tener los hermanos mayores, igual se ve reflejado en el pregón.

-¿Le gusta la estructura del acto o cree que habría que cambiar algo?

-A mí me gusta. Creo que está bien. Lo veo bonito y creo que es un acto ya consolidado, que además se cuida mucho y se le da toda la solemnidad y el protocolo que Cádiz y su Semana Santa merecen. La verdad es que no se me ocurre introducir ningún cambio.

-Y por supuesto, Soledad tenía que ser la marcha previa a su intervención. ¿Qué sensaciones le provocará oírla?

-Soledad se estrenó siendo hermano mayor de la cofradía Antonio Pedro Gutiérrez Molina, que precisamente también fue pregonero de la Semana Santa. Él es un orador como pocos he conocido. Y recuerdo que el día que se estrenó esa marcha en San Francisco lloré. Me ilusionó mucho, porque eran los tiempos de la reorganización, cuando no teníamos nada. Con esa marcha iniciamos un camino. Para nosotros significa mucho. Y además, Antonio Escobar es lo primero que hizo a la cofradía y siempre dijo que era la marcha que más le gustaba de las que había hecho.

-Un deseo para cuando termine su pregón

-El deseo es que guste. Que los cofrades gaditanos se sientan identificados con mis palabras. Y que el pregón les deje un buen recuerdo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios