Brillante procesión magna

La jornada de ayer fue un día que pasará a la historia de la Semana Santa de Sanlúcar. Pese a las previsiones de lluvia y las precipitaciones registradas a primeras horas de la tarde, finalmente pudo celebrarse en la ciudad la procesión magna programada con motivo de la unión de las hermandades del Santo Entierro, Las Cinco Llagas de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora de la Soledad, amén de la visita del Papa Benedicto XVI a España prevista para el próximo mes de agosto en Madrid con ocasión de las XXIV Jornadas Mundiales de la Juventud.

Los templos del municipio permanecieron abiertos al público durante la mañana, mientras que se ultimaban los preparativos de la salida de los distintos pasos de misterio que conforman la Semana Mayor sanluqueña. Ya entonces numerosos cofrades llenaban las iglesias y sus alrededores para contemplar a las sagradas imágenas sólo unas horas antes del Santo Entierro Magno. A partir de las tres y media de la tarde se fueron produciendo las salidas de las diferentes hermandades, en tanto que la propia Cofradía del Santo Entierro lo hacía minutos antes de las cinco desde su sede canónica, la Iglesia de San Francisco.

Los itinerarios de los pasos de Cristo de todas las hermandades sanluqueñas debían confluir en un punto: el inicio de la Carrera Oficial de la Semana de Pasión de la localidad. Así, en torno a las cinco y media de la tarde, la alcaldesa de Sanlúcar, Irene García, hacía la llamada de honor a los costaleros de Nuestro Padre Jesús de la Paz, de la Hermandad de la Borriquita, para la primera 'levantá' de la Carrera Oficial en la barrioalteña Plaza de la Paz. El recorrido que compartirían todos los pasos de misterio, además del de Soledad de María Santísima, la bendida dolorosa de la Cofradía del Santo Entierro, lo completaban la calle Caballeros, la Cuesta de Belén, las calles Bretones y Torno, la Plaza de Madre de Dios, la calle Baños, la Cuesta del Ganado y las calles San Juan y Ancha.

Y así fue. Por esa Carrera Oficial conmemorativa, algo más amplia que las fijadas para cada Semana Santa en los barrios Alto y Bajo de la ciudad, fueron desfilando todos los pasos arropados por multitud de sanluqueños y visitantes que quisieron ser testigos de este evento religioso histórico en el municipio. Las calles y plazas estaban a rebosar de público, especialmente la Plaza de la Paz, la Cuesta de Belén y las céntricas calles San Juan y Ancha.

Abría la procesión magna el paso de la Cruz de las Cinco Llagas, perteneciente a la Hermandad del Santo Entierro. El orden del desfile respondió al cronológico de la Pasión y Muerte de Cristo y, por tanto, no coincidió totalmente con el de la Semana Mayor de Sanlúcar. Tras Jesús de la Borriquita iban los titulares de la hermandades de la Oración en el Huerto, Dolores, Humildad y Paciencia, Cautivo, Silencio, Nazareno, Consuelo, Esperanza, Los Estudiantes, Vera-Cruz, Angustias y Santo Entierro. Así se sucedían los misterios de la Entrada en Jerusalén, la Oración en el Huerto y sudor de sangre, la flagelación, la coronación de espinas, la presentación del Señor, el camino de Jesús Nazareno hacia el Calvario -acompañado luego por Simón el Cirineo-, la crucifixión y la expiración, Cristo muerto en la cruz, la bajada de Jesús de ésta y el entierro en el sepulcro.

La lluvia, que, por cierto, ha impedido en esta Semana Santa las salidas procesionales de las hermandades del Consuelo, Silencio, Nazareno y Angustias, apenas afectó ayer al gran desfile y, en todo caso, no logró deslucirlo. El incienso, las saetas, el riguroso orden de los cortejos y el acompañamiento musical que abría y cerraba esta procesión magna de 15 pasos contribuyeron a imprimir una especial majestuosidad a esta celebración sin precedentes en la Semana de Pasión de la ciudad.

Los cofrades sanluqueños se volcaron ayer para arropar con devoción y respeto la participación de las hermandades de la localidad en este evento único que, por otra parte, atrajo a multitud de fieles de otras poblaciones, algo excepcional, aunque también es cierto que la Semana Mayor de esta ciudad gaditana reúne año tras año a numerosos visitantes. Esta procesión, organizada por el Consejo Local de Hermandades y Cofradías, el pleno de los hermanos mayores y la propia Hermandad del Santo Entierro con un apretado programa de actos conmemorativos celebrados en los últimos meses, merecía recibir el caluroso cariño que, finalmente, recibió en la tarde-noche de ayer.

Una intervención sanitaria en una vivienda aledaña a la Parroquia de Nuestra Señora de la O al comienzo del desfile y otras circunstancias imprevistas de la procesión motivaron ciertos retrasos que no perjudicaron en exceso el desarrollo normal de este histórico Santo Entierro Magno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios