La Borriquita

  • El escultor Luis González Rey, recién galardonado con el Premio Bartús, ordenó la primera levantá del paso de La Borriquita

El consensuado retraso en las salidas de los cortejos procesionales también se hizo sentir en la parroquia del Carmen, donde la cofradía de la Borriquita tenía previsto realizar su salida a las dos y media de la tarde.

A las dos y cuarto el nuevo párroco y director espiritual de la hermandad, el carmelita Antonio Luis Leal, se encontraba en el altar mayor junto al prior de la comunidad, Carlos Quijano y el escultor Luis González Rey, recién galardonado con el Premio Bartús e invitado a ordenar la primera levantá del paso de misterio, mientras que el equipo de mayordomía se ocupaba de los últimos detalles para el desfile procesional.

Llegaban también los dos Antonio Barrueco, padre e hijo, que además se habían confundido al vestir la túnica y uno se había puesto la del otro, por lo que se las cambiaron en la sacristía, para luego el segundo, junto con Oscar Castejón, ambos guardias civiles, dedicarse a encender los cirios del palio de la Virgen del Amparo.

Sobre las tres menos cuarto, mientras que en la calle caía un débil lluvia, el exhermano mayor Manuel Rodríguez era recibido con muestras de afecto por los presentes en el templo y poco después el mayordomo, Ignacio Ortíz, desde el altar mayor, informaba a los hermanos que iban a participar en la estación de penitencia  que ya no había más previsiones de agua, aunque podían caer unas gotas, y en ese supuesto pidió a todos mantener la calma y el orden del cortejo. Luego el director espiritual, junto al hermano mayor, José Cía, entonaban el Padrenuestro y la Salve. A las tres se abrían las puertas de la iglesia y salía la cruz de guía seguidas de secciones de penitentes portando palmas, que precedían a la presidencia del paso de misterio, que formaban el párroco, con una palma rizada, el hermano mayor y Juan Torres por la hermandad del Carmen.

Los hermanos Martín dirigían la cuadrilla de cargadores del paso con la imagen de Jesús de la Paz, que minutos después salía a la Alameda, entre los aplausos del público mientras que la agrupación musical Polillas interpretaba el himno nacional.

A las tres y veinticinco partía el palio con la imagen de la Virgen del Amparo, en cuya presidencia figuraba una representación de la cofradía del Prendimiento, dirigiendo José Julio Reyeros  la cuadrilla de cargadores del paso, al que acompañaba la banda de música Pedro Alvarez Hidalgo de Puerto Real.

A esa hora la cruz de guía llegaba por  la calle Calderón de la Barca a la plaza de Mina donde se concentraban numerosas  personas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios