La Palma

Los ojos de los viñeros

  • La acertada decisión de devolver la salida por toda la calle de La Palma permitió disfrutar de manera más intensa al barrio de La Viña de los titulares de su cofradía

Los ojos de un viñero no ven lo mismo que los demás. Los ojos curiosos del que no siente la misma devoción ve que todo se hace con mucho sentido, con mucha solemnidad, con sentimiento, con una cofradía que da gusto verla en la calle, con unos pasos bien andandos y con una música que suena a gloria. Los ojos del viñero, de los que sienten pasión por el Cristo de la Misericordia y la Virgen de las Penas, ven lo que los comunes de los mortales no pueden. Con los ojos rojos por la emoción, sienten la pertenencia a un barrio, las esperanzas puestas en sus imágenes y el agradecimiento por seguir en la lucha, como Chari, que año tras año sigue a sus titulares recibiendo toda la fuerza necesaria. Y como portavoz de todos ellos, Pepe Rodríguez, pregonero este año de la Virgen de las Penas y hermano de la archicofradía, que hizo una primera levantá muy sentida: "Que cuando llegue el momento de apretar los dientes, lo apretéis como lo hace la gente de este barrio. Este año se ha ido mucha gente buena al lado de El. Cuando las fuerza flaqueen, a tirar para arriba que Él todo lo puede".

La calle de La Palma es más larga que nunca, el barrio es más barrio por la procesión va a recorrer la vía que supone el epicentro de la zona, algo que no hacía desde hace muchos años. Muchísima gente fuera para seguir la hermandad y ese andar precioso y majestuoso del Cristo al mando del capataz Manuel Ruiz Gené. Un deleite para la vista y también para los oídos con la banda del Rosario detrás, que interpretó Soledad de San Pablo y El Milagro.

Dentro en la Iglesia, un pequeño congreso del PP, con el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla; el presidente provincial, Antonio Sanz; el sundelegado del Gobierno, Agustín Muñoz; y el candidato a la Alcaldía, Juancho Ortiz, con la habitual en todas las salidas, la ex alcaldesa Teófila Martínez. El actual, José María González, seguía también como siempre, la salida desde la calle.

Ramón Velázquez cumplió ayer 30 años al frente de la Virgen de las Penas y recibió un homenaje por la mañana, aunque el mejor que puede recibir es poder llevar todos los años su palio. Palma Coronada, Pasan los Campanilleros y Virgen de las Aguas engarzadas para andar con otro concierto detrás a cargo de la Banda Julián Cerdán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios