La década prodigiosa

  • El Despojado vuelve a mostrar el crecimiento que ha tenido en sus apenas diez salidas procesionales

  • Numerosas referencias a su año fundacional en la estación de penitencia de ayer

Diez años pueden ser nada o pueden ser mucho, dependiendo de cómo se mire. Poco porque cuando una hermandad con apenas una década de vida se mueve entre otras centenarias, es un suspiro el período. Mucho porque el crecimiento que ha tenido esta cofradía ha sido exponencial y es envidiada por otras muchas. Ayer se pudo ver la talla de la trasera del paso que anticipa que va a ser un misterio que va a quedar imponente cuando esté terminado del todo.

Y como si la vida no hubiera pasado, hubo cosas que nos llevaron a aquella mañana de Domingo de Ramos de hace nueve años y diez salidas procesionales. Por ejemplo, que la gente sigue esperando con muchísima expectación la salida de Jesús del Amor Despojado de sus Vestiduras. Este año incluso no hubo problemas para seguir la de La Paz a escasos metros y después ir a Salesianos.

También la presencia del salesiano José Antonio Perdigones, que entonces veía con gran satisfacción la primera salida de esta hermandad en la que él había sido su fundador. Ayer, una década después, dio la primera levantá del paso en el interior del pabellón. Tampoco ha cambiado el doble paso que a base de verlo todos estos años se ha convertido ya en un clásico de esta cuadrilla. Es verlo asomado por la puerta y enseguida que enfila la primera recta larga, empieza a andar ya a ese compás.

Y si el andar se ha convertido en clásico más lo ha sido este año con los sones de la Banda Cristo de la Sangre de Sevilla. Marchas añejas, marchas de Escámez, Miraut y a veces mezcladas con las más trianeras. Para salir ¡Cristo del Amor', al igual que hace diez años, para engarzar con 'Y tú, Estrella' y 'Cristo de las Siete Palabras'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios