"Estamos abrumados con la respuesta que están teniendo los hermanos"

  • El hermano mayor destaca la implicación "desde el momento que fue designada la cofradía"

Rafael Galeano. Rafael Galeano.

Rafael Galeano.

La cofradía del Prendimiento está atravesando un momento dulce, muy dulce. Después de sufrir un comisariado hace unos años y de haber tenido que afrontar diversos problemas en estos últimos tiempos (tanto por la rehabilitación de su capilla y casa de hermandad, como por los problemas posteriores con el paso de misterio, entre otros) parece que en los últimos meses ha recuperado su mejor cara. No en vano, afronta un 2018 absolutamente extraordinario, empezando por el vía crucis de esta tarde y siguiendo con la presencia de su misterio también en el vía crucis diocesano del 7 de julio. Todo ello sin olvidar el espectacular avance que se verá en su nuevo paso de misterio tanto el Lunes Santo como en el verano.

Por todo ello, el hermano mayor de la corporación, Rafael Galeano, no esconde su satisfacción por cómo están marchando las cosas desde que tomó posesión en el cargo el pasado verano y por cómo está viviendo la hermandad estos meses previos al vía crucis de este primer lunes de Cuaresma. "Estamos abrumados por la respuesta que los hermanos están dando desde el primer momento. Sabía que iba a haber aceptación y acogida al nombramiento de nuestro titular para presidir el vía crucis, pero no me esperaba esta respuesta. Ha sido increíble desde el principio", reconoce Galeano, que entre otros aspectos destaca que todos los estrenos que hoy lucirá el Señor del Prendimiento "son donaciones de hermanos y devotos", sin que la hermandad haya tenido que hacer ningún desembolso.

Este aumento de la participación se ha notado también a la hora de conformar el cortejo para el vía crucis de esta tarde, cuando se ha llegado a triplicar el número de plazas, según asevera Galeano. Esta oleada estará presente también en la jornada del Lunes Santo, para la que según las previsiones que maneja la hermandad se incrementará el cortejo; "de hecho vamos a confeccionar veinte túnicas nuevas porque hay demanda y ya el año pasado se quedaron hermanos sin túnica".

"He notado un cambio hacia la hermandad en los últimos tiempos, se está participando más activamente y veo más cariño y ganas por parte de los hermanos. Es cierto", resalta el hermano mayor, que valora también que detrás de ese buen momento que atraviesa el Prendimiento hay "mucho trabajo y muchas gestiones que ya empezaron con el anterior hermano mayor", junto a un trabajo "de organización interna también muy importante, aunque se ve menos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios