Cuaresma

Cristóbal Colón sin capirotes

  • Los capirotes este año hay que hacerlos en la copistería de la calle Ancha. Paco Hernández ha cerrado su local

  • ¿Un vía crucis presidido por imágenes que no sean titulares de cofradías?

Cristóbal Colón sin capirotesEstreno gaditano en el vía crucis de Jerez Cristóbal Colón sin capirotesEstreno gaditano en el vía crucis de Jerez

Cristóbal Colón sin capirotesEstreno gaditano en el vía crucis de Jerez / fito carreto

Comentarios 1

Llegó la hora de la verdad. Desde esta tarde sí o sí la ciudad entera entra en Cuaresma. Este año de la mano del Prendimiento, que manteniendo la ascendente línea de los últimos años ha preparado a conciencia el acto de hoy y presentará muchas novedades, estrenos y detalles a la altura de lo que merece el mundo de las hermandades gaditanas. El vía crucis ya no consiste en buscar una parihuela sencilla donde colocar la imagen titular y llevarla a Catedral. Ahora se cuida todo, desde la parihuela en sí -ahí están las de los últimos años, o la que ha traído en esta ocasión el Prendimiento desde Jerez- al ajuar de la imagen, la música y un sinfín de detalles que elevan la grandeza del vía crucis.

En el lado contrario a esta evolución vuelve a situarse el Consejo de Hermandades, que mantiene su intocable decisión de que todas las cofradías (Glorias incluidas) acompañen con cuatro representantes en los traslados de ida y de vuelta y que sólo permite que veinte hermanos de la cofradía titular de la imagen designada vayan en el cortejo. En el Prendimiento dicen que las peticiones de sitio ¡han triplicado a esas veinte plazas! Y el Consejo sigue en sus trece en este sentido. ¿Qué le dirá la permanente a esos cuarenta hermanos del Prendimiento que hoy no podrán acompañar a su titular con un cirio? Un despropósito, otro año más.

Con la incógnita de la presencia de Dolores de Servitas un lunes de Cuaresma en la Catedral -como reclaman algunas voces y sobre lo que aún tiene que tomar una decisión la permanente- el próximo año será el Despojado quien protagonice el vía crucis de las hermandades. ¿Y a partir de ahí qué? En principio, desde 2020 (o 2021 si finalmente se acepta la opción de que Servitas sea también designada) el vía crucis partiría de cero, pudiendo designarse a cualquier imagen. Pero al hilo de esto, hay quienes están proponiendo que en los próximos años se designen para presidir este acto de Cuaresma a imágenes que no procesionen, lo que daría un plus de interés a esa jornada. Repertorio hay al menos para una década: Columna de San Juan de Dios, Salud y Humillación de Santiago, Prendimiento de Montañés, Expiración de San Francisco, Nazareno del Patio de San Antonio, Expiración de San Lorenzo, Cautivo de San José... La propuesta, desde luego, es bastante interesante. ¿Habrá valentía para estudiarla y aprobarla?

PRIMERO fue Orozco, al que los nuevos tiempos le dieron un día de bruces a su cestería y tuvo que echar la baraja de uno de los comercios más clásicos que había en esa calle. Y ahora es Paco Hernández el que anuncia que ya no hará más capirotes en su pequeño local de Cristóbal Colón.

Hernández llegó a Cristóbal Colón después de muchos años instalado en la calle San Francisco, junto a San Agustín; y ese pequeño local situado cuando ya esa calle va en busca de Cobos se ha convertido en una de las paradas obligadas de esta Cuaresma que comienza en San Severiano con el besamano del Huerto y en Santo Domingo con el imponente altar de La Cena y que expira en la mañana del Domingo de Ramos. El cuartetero Morera -hoy que la ciudad se dispone a escuchar sus últimas coplas... por ahora- diría con razón que quien no tiene en su casa un capirote con el sello verde de Paco Hernández no es de Cádiz. Y vaya si es eso así. Hernández era el último exponente del capirote en la ciudad, el último maestro capirotero, que si hubiera guardado notas de su trabajo tendría en su poder el censo de perímetros craneales y las estadísticas del gasto que cada uno conlleva de cartón.

La Cuaresma de este año ha amanecido no con el cartel anunciando que se hacen capirotes en Cristóbal Colón, sino con todo lo contrario. El escaparate de ese local que debiera formar parte de las prometidas y nunca iniciadas rutas cofrades cuelga estos días varios carteles informando que allí ya no habrá más capirotes.

El testigo lo recoge Carmelo García en su copistería de la calle Ancha. Allí será donde acudan los niños que estrenan la ilusión de acompañar a sus titulares, o padres que renuevan su antifaz o que necesitan de un nuevo capirote porque el paso de los años ha hecho mella en el anterior.

Dicen los más pesimistas, o los que se quejan por todo, que la Semana Santa es siempre la misma. Pero con poco que se eche la vista atrás, vaya cómo están cambiando las cosas. Esa tradición tantas veces apelada -con malas formas en su mayoría, por desgracia- pierde un buen exponente en esta calle Cobos que se ha quedado huérfana de Cuaresma. Cosas de la vida gaditana, lo que la Semana Santa le ha quitado a Ancha al cambiar la carrera oficial se lo ha dado la Cuaresma y sus capirotes de cartón (o de malla, que en esto la tradición también ha sido golpeada como cuando el pertiguero manda elevar los ciriales).

El maestro capirotero, siempre amabilidad y simpatía tras el mostrador, ya no esperará, metro en mano, en su tienda. Cristóbal Colón ya no hará más capirotes, en otro trozo del Cádiz cofrade que perdemos. El único consuelo es que los nuevos nazarenos podrán seguir armando su antifaz en la calle Ancha, donde impreso en el cartón podrían poner junto a la firma "Antiguo Paco Hernández", o algo parecido.

Estreno gaditano en el Vía Crucis de Jerez

Mañana preside el vía crucis de Jerez la imagen de Cristo Rey, que lucirá un nuevo mantolín que ha bordado el gaditano taller de San José bajo diseño y ejecución de Jesús Savona y Ramón Fernández.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios