Explorar las nuevas vías

  • El recorrido de La Palma por Columela y el de Vera Cruz por la avenida Cuatro de Diciembre de 1977 sirven como contrastes en la búsqueda de recorridos alternativos

Si el Domingo de Ramos fue el día de estreno de la nueva carrera oficial, ayer lo fue el de los nuevos recorridos para algunas cofradías. el explorar sitios que han pasado casi inéditos en la Semana Santa gaditana.

Era un día especial y extraño porque la Semana Santa tenía que competir con un partido importantísimo del Cádiz en Carranza frente al Huesca. Sin embargo, cuando llegó la hora del encuentro, las nueve de la noche, el público no se resintió en la calle, que siguió teniendo a mucha gente hasta el final. Incluso hubo momentos en el que incluso parecía que había más público.

Ayer no hubo que preocuparse de mirar al cielo, ya que desde por la mañana y a lo largo de toda la jornada estaba el sol fuera. Eso sí, sopló un viento fresco todo el día que por la noche hizo que bajara de una manera considerable las temperaturas.

Algunas de estas exploraciones en los nuevos itinerarios pueden resultar interesantes y se puede apostar por ellas pero otras hay que sopesarlas seriamente. En el primero está el camino que realizó la archicofradía de La Palma para ir a buscar la calle Nueva, atravesando toda la calle Columela para llegar hasta San Francisco. En la que es considerada como la principal calle comercial de la ciudad no se cabía y hubo mucha expectación para seguir a esta hermandad viñera y poder disfrutar de los nuevos avances del paso del Señor de la Misericordia.

El palio de la Virgen de las Penas atravesó durante gran parte de esa vía con las cajillas de los tambores debido a la estrechez, aunque en muchos momentos tenía espacio de sobra para pasar.

Tanto uno como otro paso merecieron la pena verlos en la complicada vuelta entre Columela y San Francisco.

Vera Cruz quiso salirse del bucle de todas las hermandades pasando una a una por San Francisco y tiró por Rafael de la Viesca, donde todavía se le podía ver con la luz del día, y posteriormente por toda la avenida 4 de Diciembre de 1977 hasta Cristóbal Colón, donde desembocaba en la calle Nueva.

Para una cofradía que invita al silencio y al recogimiento, los espacios tan abiertos le perjudica mucho. Al principio había más gente en la Diputación, pero conforme se iba avanzando en esa avenida ya empezaba a haber muchos huecos entre el público. La gente, desgraciadamente, tampoco ayuda a crear el ambiente de silencio necesario para cofradías como esta.

No sólo fue día para abrir el melón a nuevos recorridos sino para recuperar otros que hacía décadas que no se pasaban. La hermandad viñera volvió a recorrer toda la calle de La Palma hasta la altura de la calle San Félix. Lo que era un itinerario habitual cuando llegaban hasta el antiguo Hospital de Mora, había desaparecido y ayer se volvió a sentir la devoción del barrio en toda su extensión.

Fue una jornada donde los horarios se estuvieron cumpliendo escrupulosamente hasta el final de la carrera oficial, algo que dice mucho del compromiso de las distintas cofradías y también que no se produjeran cortes entre unos y otros. También fue el momento para experimentar los cambios en la entrada en la carrera oficial, ya que el Amor, después de muchos años, fue el primero y La Palma tercera.

Ayer también donde el Partido Popular hizo un tour por varias salidas con el presidente de esta formación en Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. Primero estuvieron en La Palma y después marcharon a San Francisco para ver las salida del Amor. Moreno Bonilla reconoció que sólo había estado una vez en la Semana Santa de Cádiz cuando era pequeño y afirmó sentirse cofrade, ya que es un hombre de trono en la Fusionada de San Juan, que saldrá mañana a la calle en Málaga.

El Prendimiento siguió enseñando más avances de lo que es su alto paso de misterio, con la talla de la trasera y de parte de los laterales del canasto del paso de misterio. Si La Viña se vuelca con su Señor de la Misericordia, en el Mentidero también acudió gente a la salida, pero en mucha menor medida, ya que esta hermandad se ve perjudicada porque se producen tres salidas a la vez y mucho público se concentra también en los alrededores de San Francisco, por lo que esperan a verla un poco más adelante.

Mereció la pena escuchar a Rosario detrás del Señor de la Misericordia y la Banda Julián Cerdán detrás de la Virgen de las Penas, aparte del buen nivel de otras como la de La Algaba tras Patrocinio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios